El bucle Bendodo-De la Torre

Ana Barreales
ANA BARREALES

Resulta bastante raro contemplar a los dirigentes del PP criticarse unos a otros abiertamente y reconocer que no todo es unidad y armonía como se sostenía en el discurso oficial hasta ahora, y que, desde luego, no todo está bajo control. Por otra parte, debe ser liberador poder gritar a los cuatro vientos lo que piensan de sus compañeros y, sin embargo, rivales. Posiblemente diseñaron un sistema de primarias pensando que aquello no se iba a utilizar nunca. Si acaso como un paripé o como una votación controlada que pareciera democrática y moderna. Pero la moción de censura lo precipitó y lo cambió todo .

Y ahí están los militantes y compromisarios, cuya decisión, al ser secreta, siempre es un misterio. No sé qué pasará por su cabeza cuando reciban presiones para que apoyen a uno u otro candidato, pero como no han hecho voto de obediencia probablemente sigan sus propias inclinaciones, que pueden o no coincidir con quien presiona.

En Málaga, los sorayistas piden integración y defienden que esté al frente del partido la lista más votada, sin explicar para qué se diseñó un sistema a dos vueltas. Y como Casado está por la integración, pero después del Congreso, pues parece que hay partido.

Este sábado, en su primera comparecencia pública conjunta después de las primarias, los dos principales cargos del PP en Málaga, Elías Bendodo y Francisco De la Torre, evidenciaron la encrucijada en la que se encuentra ahora el PP local: el primero defendiendo la unidad en torno a la candidatura con más apoyos y el segundo, en su línea, discrepando sin decantarse de todo, pero dejando claro que tan legítima es una cosa como la otra. Con lo cual no se entiende muy bien para qué comparece ahora en un acto público Bendodo con él si De la Torre se va a encargar de explicar que tiene otra postura diferente a la suya.

No contento con eso el alcalde volvió a hacerlo por la tarde. Un tuit a su estilo, con intención, pero dejándolo todo suficientemente abierto para hacerse el inocente luego: «Si no viajara mañana a Nueva York asistiría al acto de Pablo Casado en Fuengirola para oír sus propuestas para España y para el PP». Tampoco se explica el interés del alcalde en apostar por un candidato visto el poco éxito que ha tenido con Cospedal.

El PP de Málaga no ha sido capaz de superar el bucle Bendodo-De la Torre y ha optado, ya sea por miedo o por aburrimiento, por una tercera vía: esperar a que se jubile el segundo, una vez descartado el cansancio, porque por insistencia ya sabemos quién ganaría esa guerra. Mientras tanto, el alcalde deja muy clarito en cada uno de sus actos que está en plena forma y que va por libre de su partido y de su presidente provincial. Y sigue jugando con todos hasta que él decida parar.

 

Fotos

Vídeos