Un apoyo decidido a nuestros agricultores

La CE ha optado por mantener una Política Agrícola Común fuerte. La PAC necesita una financiación adecuada para ayudar a los agricultores y al resto del sector agroalimentario

La Comisión Europea publicó el 2 de mayo su propuesta para el próximo presupuesto de la UE que, en su versión final, mantiene una PAC fuerte y ofrece un acuerdo justo a los agricultores europeos y a las zonas rurales. La actual propuesta presupuestaria aporta una respuesta clara a la pregunta que millones de agricultores de toda Europa se han estado haciendo durante meses: ¿qué impacto tendrá el 'brexit' sobre el presupuesto de la Unión Europea y, en particular, sobre la Política Agrícola Común (PAC) posterior a 2020? He sido franco y directo con los agricultores, dejándoles claro que la combinación del 'brexit' y la pérdida de 12.000 millones de euros que supone, globalmente, para el presupuesto europeo, junto con la creciente prioridad que reclaman otras cuestiones como la seguridad, la migración y la defensa, iban a significar un recorte difícilmente evitable de la PAC.

Hace dos semanas, en un discurso que pronuncié en Irlanda ante más de 700 agricultores, dije que «a falta de más dinero procedente de los Estados miembros, habrá un recorte del presupuesto de la PAC y no sirve de nada edulcorar esta realidad». Es algo que he repetido en numerosas ocasiones, incluyendo en España, ante los representantes del sector, la última vez fue hace dos meses en Sevilla.

Hoy tenemos la respuesta: el presupuesto de la PAC se ha reducido en menos del cinco por ciento. Considero que se trata de un resultado muy justo para nuestros agricultores, habida cuenta de las difíciles circunstancias que han condicionado esta propuesta presupuestaria.

En mis viajes por Europa durante estos últimos meses, los agricultores, los responsables de las explotaciones, así como los líderes de las comunidades rurales y los políticos, todos ellos han puesto de relieve la importancia vital de los pagos directos como apoyo esencial a la renta. He escuchado atentamente estos mensajes y he decidido, por lo tanto, dar prioridad a la protección de los pagos directos en el nuevo presupuesto. Por ello, los pagos directos se reducirán más de un cuatro por ciento en ningún Estado miembro. De hecho, la proporción del presupuesto de la PAC que representan los pagos directos aumentará ligeramente, hasta alcanzar alrededor del 72 por ciento en el próximo ejercicio presupuestario de la UE.

Por otra parte, propondremos un límite máximo de pagos por agricultor que se situará posiblemente en los 60.000 euros. El ahorro generado por esta limitación podrá redistribuirse a los pequeños y medianos agricultores, que son el alma de la Europa rural. El desarrollo rural es también una parte muy importante de la PAC. Como reflejo de que se trata de una tarea compartida, cofinanciada por la UE y por los Gobiernos nacionales, nuestra propuesta es lograr un ahorro a nivel de la UE, pidiendo a los Estados miembros que aumenten su contribución. Esto permitirá que las ayudas públicas al desarrollo rural continúen sin grandes cambios.

Este presupuesto se elaboró partiendo de la base de que no habría ningún aumento de las contribuciones de los Estados miembros al presupuesto de la UE. Sin embargo, los Estados miembros todavía pueden decidir contribuir más, y tanto el Comisario de Presupuestos, Gunther Oettinger, como yo mismo les hemos pedido que lo hagan. Una serie de dirigentes de la UE han apoyado esta petición y aún podría darse el caso de que el Consejo acordara aumentar la dotación del presupuesto, con consecuencias potencialmente positivas para el presupuesto de la PAC.

En este presupuesto había que elegir y la Comisión Europea ha optado por mantener una Política Agrícola Común fuerte y bien financiada. Hemos optado también por dar prioridad a la protección de los pagos directos, reconociendo su contribución vital a la renta agrícola y, debido a su limitación, hemos optado por centrarnos en los pequeños y medianos agricultores. En las próximas semanas, la Comisión publicará sus propuestas legislativas para la próxima PAC, que incluirán un conjunto específico de medidas para apoyar a los jóvenes agricultores.

Este es un presupuesto justo, que garantizará en la próxima década ayudas de la UE por importe de 365.000 millones de euros en apoyo de los 22 millones de agricultores europeos. Este hecho va en apoyo del argumento en el que vengo insistiendo: la PAC necesita una financiación adecuada para ayudar a los agricultores y al resto del sector agroalimentario.

 

Fotos

Vídeos