APELLIDOS CON PROPIAS HISTORIAS

La especial relación de las hermanas Álvarez con Málaga.-Antonio Allona será el segundo participante en 'Ciencia y salud', el día 29.- El doctor Allona padre fue el «gran maestro» en el Hospital Civil del urólogo rondeño Juan Jesús Duarte, quien presentará al conferenciante.-'Eventos con Historia' recreará esa noche en San Miguel a históricos de la Medicina malagueña.-Hoy, San Juan, hace 154 años que nació Fray Leopoldo en Alpandeire

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Mucho se ha hablado en estos días del cambio en la dirección del consejo de administración de El Corte Inglés, que desde hace unos días tiene nuevo presidente, Jesús Nuño de la Rosa, que se trata de un ejecutivo del círculo más cercano de Isidoro Álvarez, el añorado patrón de la enseña del triángulo verde. Isidoro siempre apostó por la Costa del Sol. Le encantaba. Era su debilidad y en su 'casa' lo sabía todo el mundo. Una de sus primeras decisiones como director general fue abrir el centro de la avenida de Andalucía en el año 1979, cumpliendo así una vieja aspiración de Málaga, que anhelaba la presencia de este establecimiento, no en vano se decía que «una gran ciudad no es tal si no tiene Corte Inglés». Pero la gran apuesta personal de Isidoro Álvarez fue el magnífico centro comercial de Puerto Banús, modelo internacional copiado por otras grandes firmas, que convirtió en lo que hoy es uno de los establecimientos más exitosos de la firma. Isidoro lo tuvo muy claro, Juan Javier Caparrós, un malagueño de Valencia, era su hombre para liderar el desembarco en la Costa malagueña y desde aquí continúa hoy dirigiendo Andalucía Oriental más Cádiz y los centros de Canarias. Era frecuente que el gran patrón de la marca viniera a pasar los fines de semana con su esposa y sus hijas a Marbella, ciudad de la que estaba enamorado, y por la mañana se daba 'una vuelta' por su empresa en Puerto Banús para ver «cómo iban las cosas». «Málaga y la Costa del Sol son una parte importante para nosotros, muy importante. La referencia internacional de la zona nos ha consolidado fuera de nuestras fronteras», decía. Hoy, sin la presencia física del recordado Isidoro Álvarez, pero con su espíritu siempre presente, su viuda y sus dos hijas mantienen su especial vinculación y afecto con Málaga porque las vencedoras en la contienda que se ha desarrollado en los grandes almacenes, Marta y Cristina Álvarez Guil, heredaron de su padre el amor por la Costa del Sol. Es habitual, cuando sus apretadas agendas se lo permiten, verles por estas tierras. También aprendieron de Isidoro, la devoción por el trabajo. Por ello, disfrutan menos de lo que desearían de las maravillas malagueñas, pero si son asiduas a largas reuniones de trabajo en los distintos centros de la compañía en nuestra tierras. Les suele acompañar otros de los hombres de confianza de Isidoro Álvarez, el actual consejero delegado, Víctor del Pozo. Málaga pues, suena aún más fuerte ahora en El Corte Inglés entre su nuevo consejo de administración. Marta y Cristina seguirán apostando por la provincia a la que tanto amó su padre, y en la que su madre disfruta de tantos y tantos recuerdos. Y es que esta tierra 'engancha'...

El ciclo 'Ciencia y salud' comenzó con una brillante conferencia de Juan Manuel Pascual, médico e investigador malagueño que está al frente de dos cátedras de neurología en la Universidad de Texas y que no para de recibir reconocimientos internacionales. El salón de actos de Unicaja se quedó pequeño, con mucha gente de pie y que incluso no pudo acceder al interior, para escuchar al sabio galeno malagueño, quien tuvo entre sus auditorio a su madre, Guadalupe, y a su esposa e hija. «Ha sido un día muy feliz para mí», reconoció en la disertación del ciclo que han organizado Fundación Unicaja y SUR bajo la dirección del doctor Emilio Alba y que aspira a convertirse en referencia de la divulgación científica a nivel nacional. La segunda conferencia la dará otro reconocido y prestigioso médico malagueño, Antonio Allona, quien hablará de un tema apasionante, 'Robótica y cáncer de próstata'. El doctor Allona, que estudió en los jesuitas de El Palo y siempre ha estado muy relacionado con su ciudad natal, de la que también es su esposa, de la saga de los Krauel. El actual máximo responsable de Urología y Andrología de la Clínica Ruber Internacional de Madrid será presentado por el conocido médico rondeño Juan Jesús Duarte, experto y no menos reconocido urólogo, quien tuvo en el padre de Antonio Allona a su gran maestro en la medicina, como él mismo no cesa de repetir. Será un encuentro que contará con este plus de emotividad dentro de un ciclo que es verdaderamente apasionante, y no es 'pasión de padre'. La cita, ya saben, en la sede de Unicaja en la Plaza de la Marina, el próximo día 29, festividad de San Pedro y San Pablo, a las 19 horas.

Curiosamente, y hablando de medicina, esa misma noche, en el cementerio de San Miguel, de la mano del incansable e incombustible Eduardo Nieto, polifacético personaje allá donde los haya, tendrá lugar la I Noche de Verano en San Miguel 2018, ciclo de visitas teatralizadas al histórico camposanto de la mano de grandes personajes de la historia de Málaga que allí reposan. Ese viernes se tratará el tema de la medicina, con protagonistas tan interesantes y diversos como José Gálvez Ginachero, Manuel Martí Torres, María de la Cruz Salazar (famosa matrona malagueña), Modesto Laza Palacios y Federico del Alcázar y García, acompañados de figurantes y anfitrionas, todos ellos interpretados por los actores que conforman el elenco de 'Eventos con historia', grupo que dirige el propio Eduardo Nieto, quien además realiza los guiones con la documentación del historiador Víctor Heredia. Con una entrada muy asequible, 8 euros, que se destina a fines sociales, allí de la mano de actores como José Luis Zumaquero (Gálvez Ginachero), José Luis Pérez (Marí Torres), Inma Márquez (matrona), Luis Alcántara (Laza Palacios), Antonio Haro (Del Alcázar), Carolina Aguilar, Ana Vigo, o Silvia Dolores García (enfermera), entre otros, se podrán revivir fragmentos de la historia de quienes, sin duda, de una forma u otra, han conformado una etapa dura (sus inicios propiamente dicho) a la vez que brillante de la sanidad malagueña. Sin duda, una peculiar forma de conocer nuestro cementerio en una brillante idea que ha tenido una gran acogida de los responsables municipales de los mismos, ya que el montaje de estas obras es muy complejo, casi tanto como original. Para la reserva de entradas, en info@eventosconhistoria.com, ya que en el cementerio no hay taquillas...

Hacen exactamente hoy 154 años (24 de junio de 1864) nacía en Alpandeire uno de los personajes más venerados por los malagueños. Su verdadero nombre era Francisco Tomás de San Juan Bautista Márquez Sánchez, pero todo el mundo lo conoce como Fray Leopoldo de Alpandeire. Era el mayor de cuatro hermanos, uno de los cuales murió muy joven en la guerra de Cuba. Su familia, aunque modesta, tenía tierras de cultivo, así como algún ganado. Toda su juventud la pasó en Alpandeire menos el tiempo del servicio militar, que cumplió en el Regimiento de Infantería Pavía de Málaga capital entre 1887 y 1888.

Decidió dedicarse a la vida religiosa después de haber oído predicar a dos capuchinos en Ronda durante la beatificación de Diego José de Cádiz en 1894. Tras varios intentos, ingresó en 1899 en calidad de postulante en el convento que poseía la orden capuchina en Sevilla. En 1900 emitió sus votos y recibió como nombre religioso el de fray Leopoldo de Alpandeire. Tras destinos sucesivos en Antequera, Granada y de nuevo Sevilla, el 21 de febrero de 1914 fue trasladado definitivamente al convento de Granada, donde residió durante 42 años hasta su muerte, el 9 de febrero de 1956.

Fraile limosnero, conocido como 'el de las tres avemarías', su fama de santo y milagroso corrió como la pólvora y en los meses finales de su vida fue venerado como tal recibiendo a cientos de personas que acudían buscando su amparo. Beatificado por Benedicto XVI en 2010, su estampa se encuentra los bolsos y carteras de decenas de miles de malagueños. Alpandeire celebrará hoy domingo el aniversario de su hijo más ilustre con una misa solemne y una procesión de la imagen del beato, un hombre extremadamente bueno, al que los vecinos del Camino de Antequera, por donde solía ir con frecuencia en los años 40, tenían no como un santo, que también, sino como alguien a quien idolatrar. Su sepulcro es visitado todos los años en los Capuchinos de Granada por decenas de miles de peregrinos que le piden protección y salud, que como solía decir «es por lo que yo le puedo pedir a Dios, no por ninguna cosa material».

Pues eso, que Fray Leopoldo de Alpandeire nos proteja y nos dé salud, en especial a quienes luchan todos los días con esa maldita enfermedad llamada cáncer. Sean felices y que servidor lo vea y disfrute.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos