El sol por Antequera

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Agosto ya se ha marchado, pero volverá en brazos del calor dentro de once meses. Todo pasa y todo queda, pero el verano se nos va sin que sepamos qué será de Cataluña cuando se aproxima el primer aniversario del 1-0. Torra, que prosigue con su atorrante discurso, llama a defender la república en la calle y vaticina un «otoño caliente» como si el estío hubiese sido frío. Mientras tanto, el presidente Sánchez cuenta con desasosiego los días que faltan para la presentación del anteproyecto de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, ya que no puede contar con la seguridad de que las cuentas salgan. El sí o el no dependerá del apoyo o del rechazo de los grupos que, a través de la moción de censura, condujeron a Sánchez a La Moncloa y a Rajoy a retomar su carrera de notario. Todo puede pasar cuando todavía no ha pasado. Cuando pase sabremos si hay adelanto electoral para que sean los españoles, incluidos los que no se sienten como tales, los que decidan si el líder del PSOE continúa al frente del Gobierno, y pudiendo viajar en un helicóptero cuya hora de vuelo sale a 5.000 euros, o si es otro partido el que tendrá que enfrentarse a los mismos problemas, pero con otros ministros. Como esa situación aún no ha llegado, lo que se diga es mera especulación y rumores. En fin, ya se verá lo que haya que ver. Que probablemente será lo de siempre: mucho ruido y pocas nueces.

Lo que está claro es que el sol seguirá saliendo por el este, aunque se ignore a qué hora exacta se apreciarán los primeros rayos solares en cada punto de este país llamado España. La Comisión Europea, tras una consulta por Internet en la que han participado casi cinco millones de personas, quiere eliminar el adelanto de la hora en primavera y el retraso en otoño. Los beneficios de ahorro energético no son tantos como para estar para adelante y para atrás con las manecillas del reloj. Una vez certificado ese hecho, los 28 estados de la Unión Europea (UE) deberán ponerse de acuerdo sobre si se implanta el horario de verano o el de invierno. Cada uno tiene sus pros y sus contras. España está en un huso horario distinto al que le corresponde (el suyo debería ser el de Inglaterra y Portugal, donde ahora es una hora menos). Sánchez ha anunciado la creación de una comisión de expertos para ver cuál es la alternativa que más interesa y no descarta volver al huso horario de lusos y británicos, que es el que había hasta que Franco decidió cambiarlo por el de Alemania en 1940. Habrá que esperar a que se tome la decisión. Y que salga el sol por Antequera, aunque sea a las diez de la mañana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos