ACCIÓN SIN REACCIÓN

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Sorprende que, tras años coreando registros históricos mes a mes, ahora, que la Costa no ha logrado ni en junio ni en julio mejorar las cifras de dicho periodo del pasado año, cueste tanto verbalizar que la situación ha cambiado y que el escenario turístico del destino es diferente. Exactamente eso, diferente, es decir, ni mejor ni peor.

El sector se encuentra en un momento en que el turismo sólo ha echado el freno, y eso, aparentemente negativo, puede incluso que sea hasta bueno si ocurre, como hasta ahora, que llegando menos viajeros los ingresos son mayores. Por eso, no se comprende que quienes hasta ahora hacían bandera de las cifras récord no sean tan claros a la hora de asumir que el nuevo panorama exige de una reacción inmediata para que no vaya a más y, sobre todo, para actuar desde la fortaleza de contar aún con cifras que rozan el mejor año turístico de la historia, 2017.

El error de querer enmascarar los primeros signos negativos puede salir caro, porque además en esta industria todo avanza a ritmo de vértigo y todos los destinos nacionales, incluso con peores datos que la Costa, han pasado a la acción de forma inmediata. No hay tiempo que perder para asimilar que la Costa ha entrado en la cuenta atrás de batir nuevos récord, que los dos mercados internacionales que generan el 40% del negocio, Reino Unido y Alemania, se resienten y que los mercados competidores, como Turquía o Túnez, no han hecho más que asomar la patita.

La verdadera recuperación de estos mercados del Mediterráneo, con los que es imposible competir en precios, está por llegar. Que nadie dude que estos destinos van a más y lo hacen a costa de los viajeros de prestado de los últimos años. Hay que acelerar tras el frenazo, y hacerlo ya. Los datos son los que son, por más vueltas que se les quiera dar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos