De la City a Larios

La delegación turística malacitana retorna de Londres con el deber cumplido.-El desfile del Lord Mayor.-Exposición de obras de arte con fines benéficos en el Málaga Palacio.

PEDRO LUIS GÓMEZmálaga

La semana ha estado muy marcada por la World Travel Market de Londres, que ha dejado una sensación extraña entre los que han conformado la amplia expedición malagueña por aquellos lares. Por un lado, las excelentes perspectivas del mercado británico y el gran tirón que tanto Andalucía como la Costa del Sol y Málaga tienen por estos lares, pero queda un regusto agridulce porque todos por aquellos lares tienen la sensación de que algo extraño pasa en nuestro país, y miran al futuro si no con recelo con bastante incertidumbre. Ya lo dijimos en una de las crónicas publicadas por SUR desde ExCel, por boca de un importante ejecutivo turístico español: «Las excelentes perspectivas para el sector turístico español pueden saltar por los aires por culpa de la incierta situación política». En fin, que parece que nos gusta el riesgo, porque desde luego te pones a mirar desde fuera y te puedes quejar perplejo: el Gobierno de Cataluña que quiere la independencia, la corrupción que no cesa, la irrupción con vitola de ganadores de un partido sin crearse aún en el mapa político nacional..., la repera limonera que diría el cateto. Pues eso, que entre dimes y diretes, con optimismo y esperanzas pero a la vez con mucha incertidumbre, la fría Londres despidió al sector turístico malagueño que ahora, tras una vuelta por China, encara las tres nuevas ferias más importantes para sus intereses de aquí a la primavera, Fitur a finales de enero, en Madrid, ITB de Berlín y Mitt de Moscú en marzo.

Lo que es indudable es el enorme trabajo que desarrollan los profesionales y empresarios turísticos en este tipo de ferias. Londres es, además, de las más exigentes en este aspecto, con intensas jornadas de trabajo y reuniones de todo tipo en el enorme palacio ferial ubicado en la zona olímpica, antaño zona portuaria degradada y hoy muy cotizada con un sin cesar de obras de enormes edificios de oficinas, una especie de New City, algo que gusta mucho por estos lares. Por cierto, nada más finalizar la feria, no pocos de los malagueños asistentes a la feria se vieron sorprendidos en su viaje al aeropuerto ayer por un espectacular desfile cargado de carrozas, bandas de música y grupos de baile y de animación por las calles de la zona de negocios de la capital de Inglaterra: se trataba, el viernes por la mañana, del desfile conmemorativo de la llegada a su cargo del nuevo alcalde de la City, cuyo mandato es anual y que no se produce por elección universal, sino indirecta. No hay que confundir con el alcalde de Londres, elegido por las urnas cada cuatro años, puesto que actualmente ocupa el carismático periodista Boris Johnson, que es el segundo alcalde en la historia londinense, ya que este puesto como máxima autoridad del Gran Londres fue creado por referéndum a finales del pasado siglo, y el primero que fue elegido directamente (una excepción en Gran Bretaña, donde no es costumbre) fue Ken Livingstone en el año 2000. A Johnson se le conoce como London Mayor para no confundir con l a máxima autoridad de la City de Londres (área central originaria del siglo XIII de la actual metrópolis), al que se le denomina City Lord Mayor. La City tiene una superficie de una milla cuadrada ó 2,6 kilómetros, pero sus reducidas dimensiones no se corresponden para nada con su enorme importancia económica y social. Su censo es de 9.000 habitantes, pero en su espacio geográfico trabajan diariamente 320.000 personas. El Lord Mayor es elegido anualmente por la Cámara de los Comunes y entra en su despacho el viernes antes del segundo sábado de noviembre (o sea el pasado 7) en una ceremonia titulada The Silent Ceremony, la Ceremonia del Silencio, que curiosamente es un verdadero estruendo con la procesión en la que el recién elegido es el gran protagonista y que se dirige en un corto recorrido hasta el Tribunal Real de Justicia en Westminster para jurar lealtad a la Reina en presencia de los jueces del tribunal supremo británico. El papel principal del Lord Mayor es representar, apoyar y promover los negocios y la gente de la City, y generalmente es apolítico, y suele no pertenecer a ningún partido. Como curiosidad señalar que en los 365 días de cada mandato, el Lord Mayor da un total de 800 discursos. Admirable país éste, con sus idas y venidas, que venera sus tradiciones, a las que protegen y respetan sin abandonar a los nuevos tiempos, porque si de algo no se puede acusar a Londres y al Reino Unido es por haberse quedado anclados en el pasado.

Exposición benéfica

De la City, a Larios. O cerca. Un nutrido grupo de conocidos pintores malagueños ha puesto su arte a disposición de una buena causa como es la que persigue la Asociación para la Investigación Oncológica Malagueña (AIOM), y el martes, a las 20 horas, con la presencia de las primeras autoridades tendrá lugar en el Hotel ACMálaga Palacio la inauguración de las obras donadas, en un acto que comenzará a la 20 horas. La muestra permanecerá abierta hasta el próximo 27 de noviembre. Sin duda, un gran atractivo para una buena causa.

La declaración de Jeremy

Jeremy Slattery, importante ejecutivo del rotativo City AM, periódico que se distribuye en la City londinense y con el que SURrealizó una edición conjunta el pasado lunes con motivo de la World Travel Market con un suplemento dedicado a la promoción de nuestros destinos turísticos, manifestó públicamente ante más de 100 personas su apego a Málaga, «porque existe un vínculo obvio entre nuestros periódicos, pero solo hay que mirar por la ventana, aquí, en Londres, en cualquier tarde gris y fría, para comprender la atracción que existe con respecto a la Costa del Sol, porque algunos de nuestros recuerdos más felices son de nuestras vacaciones bajo el sol de Andalucía».

Sigamos hablando de artistas. El conocido pintor malagueño Leonardo Fernández ha decidido restaurar todas las obras realizadas por él y que son exhibidas por las cofradías malagueñas en sus salidas procesionales. «Por mucho cuidado que se tenga, lo cierto es que las pinturas se deterioran al salir a la calle y por el trasiego que sufren en las procesiones, aunque la mayoría de las cofradías guardan y cuidan con extremo cuidado sus enseres y obras de arte. Y la verdad es que como pintor y autor de muchas obras cofrades, no me gusta comprobar cómo, por ejemplo, algunas han perdido el brillo y luminosidad que tenían o incluso tienen deterioros, por lo que ha decidido comenzar este itinerario por las hermandades para volver a retocar y restaurar mis lienzos», señala Leonardo, quien comenzó este peculiar vía crucis pictórico precisamente por el Vía Crucis que realizara para la cofradía de los Gitanos, ya que la cofradía de Lagunillas, uno de los primeros que hizo, pues se presentó en la Agrupación de Cofradías en el año 1988. «He limpiado todas las obras que conforman el Vía Crucis y quitado algunos arañazos, aunque estas obras son de las que mejor se han cuidado. También he retocado el estandarte del Cristo y de la misma forma seguiré con las demás Cofradías» finaliza Leonardo, quien espera que vuelvan «tiempos más felices» para el arte, porque la crisis está doliendo, y mucho, en su profesión.

Terminamos como siempre, con los deseos de que tengan una feliz semana y yo la comparta...

 

Fotos

Vídeos