ERC votará 'no' a Iceta como senador y le cierra la puerta a la presidencia de la Cámara alta

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en una comparecencia en el Parlament de Cataluña. :: e. p./
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en una comparecencia en el Parlament de Cataluña. :: e. p.

La decisión de la cúpula republicana debe ratificarla hoy el grupo parlamentario para fijar la posición en la votación de mañana en el Parlament

CRISTIAN REINO BARCELONA.

Esquerra tomó ayer una decisión que tendrá consecuencias en la legislatura española. La cúpula republicana acordó que en la votación de mañana en la Cámara catalana votará en contra de la designación de Miquel Iceta como senador. Se opondrá a que el líder del PSC asuma la plaza de senador que hasta ahora tenía José Montilla en representación del Parlament. El 'no' de ERC arrastrará con toda seguridad a JxCat y el voto en contra de los dos grupos independentistas, sumado al de la CUP, confirmado ayer, impedirá que el dirigente socialista sea elegido como senador autonómico lo que bloqueará la posibilidad de que sea escogido como presidente del Senado, tal y como era la intención de Pedro Sánchez. La dirección de ERC adoptó ayer la decisión, que deberá ratificar hoy el grupo parlamentario.

Los republicanos lo justifican en el hecho de que los socialistas no han querido moverse y no han hecho ningún gesto para tratar de seducir a los grupos secesionistas. ERC reclamó a Iceta que tuviera algún guiño hacia los presos soberanistas como visitarles en prisión. La presión de las bases independentistas, la campaña electoral y algunas decisiones judiciales sobre los presos han acabado por decantar a los republicanos hacia el bloqueo en la Cámara catalana, que según advirtió el presidente en funciones será un mal comienzo de la legislatura. El otro mensaje que ha lanzado Sánchez en las últimas semanas en relación a los secesionistas es que «no son de fiar».

ERC criticó ayer que el Gobierno, a través de Instituciones Penitenciarias, impidiera a Junqueras participar en el debate de TV3. Pero el malestar va más allá. Desde el primer día de la legislatura, los independentistas se sienten ignorados por el presidente del Gobierno, que les ha excluido de la ronda inicial de contactos y les va a dejar fuera de la mesa del Congreso. Sus votos ya no son decisivos y lo están constatando.

Un presidente catalán

Iceta les instó a facilitar su elección por el gesto que a su juicio supondría que un catalán presida la Cámara alta en un momento como el actual. Pero el presidente de Esquerra le replicó que este extremo es irrelevante. La decisión de los republicanos, si va acompañada de la de JxCat, tendrá consecuencias en las relaciones entre el Ejecutivo central y los secesionistas. Los soberanistas habían dado señales de que tenían intención de abrir una etapa de diálogo, pero con el veto a Iceta están dando un portazo a Pedro Sánchez a las primeras de cambio. Los contactos entre las dos administraciones tras las elecciones del 26-M se alejan.

Con el voto en contra de ERC y el presumible de JxCat, el líder del PSC lo tiene imposible para sacar adelante la votación, a pesar de que la designación autonómica de un senador siempre ha sido un mero trámite y en ninguna Cámara se ha impedido. Iceta advirtió ayer de que prevé recurrir el veto al Tribunal Constitucional.