El viento y el oleaje ponen en alerta la cornisa cantábrica y Canarias

El mar en Galicia muestra hoy su mal carácter. Anda enfadado y revuelto. Por eso mismo, en La Coruña, más vale verlo de lejos y mantener las distancias. El paseo marítimo permanece acordonado aunque siempre hay quien le pierde el respeto y se cree lo suficientemente valiente como para encararse con él y darse un chapuzón. El oleaje intimida y aun no se ha enfurecido del todo. La alerta naranja de hoy se espera que mañana se convierta en roja. Peligro con olas de más de ocho metros y situación que salpica al País Vasco. En Canarias, el temporal tampoco ha llevado su mejor cara. El viento obliga a que se camine con el rostro tapado. Rachas de cien kilómetros por hora que han enfriado los termómetros y han dejado a más de uno tiritando.