Tres visitas de Servicios Sociales y la policía

El Ayuntamiento de Godella abrió un expediente en 2016 que acabó archivado y los días previos al crimen hubo dos intervenciones

V. HERNÁNDEZ / J. MARTÍNEZ VALENCIA.

Los alcaldes de Godella y Rocafort salieron ayer a la palestra para explicar o, más bien, justificar la actuación de sus respectivas corporaciones. La primera edil de Godella, Eva Sanchis explicó que la primera vez que intervino los Servicios Sociales de Godella fue en febrero de 2016 «por un conflicto de convivencia vecinal».

Sin embargo, según Sanchis, tras realizar el seguimiento del caso, ese mismo año «se archivó el expediente porque la familia abandonó el municipio». Según la alcaldesa, el Ayuntamiento de Godella no volvió a tener conocimiento de esta familia hasta el pasado día 11 de marzo, cuando la madre de María G. M. alertó a la Policía Local de Godella.

La preocupación de Noemi por sus nietos, también por su propia hija, surgió tras recibir un inquietante mensaje de móvil por parte de María: «Me voy a reunir con el Creador». La abuela alertó a la Policía Local de Godella y los agentes se presentaron en la casa okupada. El compañero de la sospechosa explicó, según fuentes policiales, que madre e hija estaban enfrentadas y que ese mensaje debía responder a un intento de María por «picar» a su progenitora. La propia madre de los niños aseguró a los agentes estar bien y, en esta tesitura, la policía entendió que no podía hacer nada más y ahí quedó todo.

Siempre en la versión de este consistorio, el miércoles, 13 de marzo, el Teléfono del Menor contactó con los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Godella para poner en conocimiento una información facilitada por la familia materna. Ya el 14 de marzo, la Policía Local de Godella recibió una llamada de la Policía Local de Rocafort informando del altercado que derivó en el rastreo y fatal desenlace.