Trabajo a contrarreloj para controlar los incendios de Ávila y Almería

Preocupa una leve reactivación del fuego en Sotillo de la Adrada. Los efectivos trabajan en la zona para evitar que se amplíe este perímetro de más de 300 hectáreas ya calcinadas. Por tierra refuerzan las líneas de defensa y continúan las descargas aéreas. Todo para controlar en el menor tiempo posible un incendio aún activo. Las labores de control y extinción de las llamas no cesan tampoco en Terque, Almería. Allí son más de 1.200 hectáreas de seis municipios distintos las que han quedado devastadas por el fuego. Las dificultades orográficas del terreno han complicado el arduo trabajo desarrollado durante todo el fin de semana en un incendio que, por fin, está estabilizado. -Redacción-