Torra insiste en la amenaza de un nuevo 1-O: «Lo volveremos a hacer»

Ciudadanos cree que el presidente de la Generalitat «está pidiendo a gritos un nuevo 155»

C. REINO

barcelona. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, insistió ayer en la amenaza de protagonizar unos nuevos hechos de octubre, como los de 2017, que acabaron con doce dirigentes secesionistas sentados en el banquillo, en el juicio en el Tribunal Supremo que acabó el miércoles pasado. Torra lo expresó una hora después de que Manuel Marchena anunciara que el juicio queda visto para sentencia y lo reiteró este jueves en la sesión de control al presidente de la Generalitat en la Cámara catalana: «Lo volveremos a hacer», parafraseó a Jordi Cuixart, en su alegato final en el juicio.

El presidente de la Generalitat lleva tiempo advirtiendo con una respuesta contundente a la sentencia del juicio del Supremo. No ha querido dar demasiadas pistas, entre otras cosas porque sería adelantarse al veredicto. Pero sí ha avanzado que la respuesta deberá estar basada en el derecho de autodeterminación. Esta posibilidad abre la puerta a un nuevo referéndum ilegal como el del 1-O. Aunque también está sobre la mesa la opción de unas nuevas elecciones o más movilizaciones. El presidente de la Generalitat abrió la semana pasada una ronda de contactos con partidos secesionistas y entidades soberanistas para tratar de pactar una respuesta unitaria. «Hay que recuperar la unidad estratégica», afirmó este jueves. «El país tiene claro lo que quiere, la independencia», dijo. El presidente de la Generalitat compareció ayer en la Cámara catalana para dar cuenta del balance de su primer año como jefe del Ejecutivo catalán. Entre fuertes críticas de la oposición que considera estos últimos doce meses como un año perdido, Torra se abrió a un cambio de rumbo para tratar de sumar a la CUP en la unidad estratégica. Los anticapitalistas, en cualquier caso, le piden un «cambio radical», que pase de las palabras y de la simbología a los hechos para «materializar la República». Un acercamiento de JxCat y ERC hacia la CUP sería necesario para la estabilidad del Govern.

Desde Ciudadanos, su portavoz, Carlos Carrizosa, afirmó que Torra está pidiendo un nuevo 155 «a gritos». «Dejen de envenenar a la sociedad, no amenacen con otro golpe de estado», censuró.