La situación política en Cataluña lidera las preocupaciones de los barceloneses y desbanca al turismo

Arrimadas habla durante una rueda de prensa. /Román Ríos (Efe)
Arrimadas habla durante una rueda de prensa. / Román Ríos (Efe)

ERC registra un 16,5% en intención de voto seguido por BComú (16,3%), y Colau es la líder mejor valorada

EUROPA PRESSBarcelona

La situación política en Cataluña es la principal preocupación de los barceloneses, con el 11,3% de las menciones, seguida de los aspectos políticos generales, con un 9,6% de las respuestas, por lo que el contexto político actual suma más del 20% de las respuestas, según el Barómetro Semestral.

El primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, ha destacado en una rueda de prensa este jueves que la mayoría de los barceloneses se muestran contrarios al encarcelamiento de líderes políticos (80,5%), a la aplicación del artículo 155 de la Constitución (74,5%) y a la declaración unilateral de independencia (62%).

En tercer lugar, y por primera vez, aparece la contaminación (9%), mientras que el turismo, que en el anterior Barómetro era considerado el problema más importante de Barcelona con un 19% de las respuestas, pasa a la cuarta posición, empatado con el paro y las condiciones laborales y la gestión municipal, que se sitúan sobre el 7%.

Junto al director de Estadística y Estudios de Opinión, Màrius Boada, Pisarello ha expresado que un 52,6% consideran que la situación política tendrá consecuencias negativas para la ciudad, mientras que un 20% piensa que tendrá consecuencias positivas y otro 20% que no tendrá consecuencias importantes.

Solución «de diálogo»

Las fórmulas preferidas de los entrevistados son la organización de Cataluña como un estado independiente (33,6%), como un estado dentro de una España federal (27,2%), y la situación actual, como una comunidad autónoma (19%): "La ciudadanía pide una solución de diálogo", ha destacado Pisarello.

Concretamente, el 56,6% opina que tendrá consecuencias negativas sobre la economía de la ciudad, y entre el 40% y el 50% creen que tendrá un impacto negativo sobre la convivencia, la imagen internacional de Barcelona, el gobierno de la ciudad y su potencial turístico, aunque no prevén que afecte al funcionamiento de los servicios de la ciudad.

Asimismo, el Barómetro indica que el 51% de los barceloneses opina que la capital catalana ha empeorado en el último año (+10,1 puntos porcentuales), mientras que el 24,2% considera que ha mejorado y el 21,5% que está igual, aunque Pisarello ha subrayado que el 62,4% prevé que Barcelona mejorará.

Intención de voto

En relación a la intención de voto, ERC registra un incremento con un 16,5% (+ 2 puntos) en intención de voto, sobrepasando a BComú, que pasaría del 15,7% al 16,3%, mientras que el PSC obtienen un 9,3% (+3,3 puntos), seguido por Cs (6,4%, +0,5 puntos), PDeCAT (5,8%, -0,1 puntos), CUP (3,6%, +1,2 puntos) y PP (1%, -0,2 puntos).

Pisarello ha apuntado que los resultados no son preocupantes, porque ya se ha revertido en otras elecciones, como en las generales: "El crecimiento de ERC se corresponde al decrecimiento de PDeCAT", ha defendido, y ha destacado que Barcelona es una ciudad progresista que valora las políticas avanzadas en materia social.

La alcaldesa, Ada Colau, se mantiene con como la líder en el Ayuntamiento más conocida (99,1%) y, por primera vez, es la más valorada, con un 5,3 -dos décimas más que en el Barómetro de junio de 2017-, mientras que Alfred Bosch (ERC) es el segundo mejor valorado, con un 5,2, y el único que aprueba junto a Colau.

Xavier Trias (PDeCAT) obtiene un 4,9 de media y es conocido por el 96,4% de los ciudadanos; Jaume Collboni (PSC) recibe un 4,8; Maria José Lecha (CUP) un 4,6; Carina Mejías (Cs) un 3,1, y Alberto Fernández (PP) obtiene un 2,4 de media.

Problemas en Cataluña y España

El principal problema que los barceloneses señalan para Cataluña es su encaje con el resto de España -con un 45% de las menciones, 12 puntos más-, seguido por otros aspectos políticos (27%), mientras que el paro -que pasa del 15,4% al 7,1%-, mientras que el principal problema en España es la corrupción -baja del 21,2% al 19,5%- también seguida de la gestión política (19,3%).

La situación económica de Barcelona es valorada como buena o muy buena por el 61,9% de los ciudadanos (+3,9 puntos), mientras que el 34,8% la ve mala o muy mala, porcentajes que pasan al 56,6% y 39,3% en Cataluña, respectivamente, y al 36,1% y 58,6% en España, donde los barceloneses que califican negativamente la situación superan a los que los hacen positivamente.