Los separatistas insisten en la autodeterminación para retomar el diálogo

El independentismo insta a Sánchez a mover ficha y a reanudar la negociación si quiere tramitar los Presupuestos

CRISTIAN REINO

El independentismo cree que aún hay partido, hasta el último minuto antes de la votación de mañana de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos. Y tanto el Gobierno catalán, como Esquerra y el PDeCAT lanzaron ayer una última llamada al Ejecutivo central para que mueva ficha y retome la negociación, que la vicepresidenta Carmen Calvo dio por rota el viernes tras el Consejo de Ministros.

Si Sánchez tiene interés en que los grupos independentistas le ayuden a tramitar las cuentas, lo que debe hacer es ponerse en contacto con estas formaciones y dejarse de «globos sonda». Esta es la respuesta que dio el Palau de la Generalitat a la filtración del posible adelanto electoral orquestada por la Moncloa. «Si tienen interés, que nos llamen, que utilicen los canales de comunicación habituales», afirmó la consejera de la Presidencia, Elsa Artadi. La parte catalana confirmó que desde el viernes no ha habido «contactos directos».

La portavoz de la Generalitat emplazó a Sánchez a retomar la negociación en el punto en que se quedó el miércoles pasado, antes de que el Gobierno «frenara en seco». Y en este punto, horas antes de que trascendiera el ultimátum de Sánchez, el presidente de la Generalitat fue muy contundente: «Nosotros no podemos renunciar a lo que somos. No volveremos a negociar los Presupuestos del Estado si en el papel no está el derecho a la autodeterminación». Además, puso como condición que se concrete la figura del relator, con nombre y apellidos, según Artadi, y que el Gobierno ponga fin a la represión, lo que para algunos es que no haya más detenciones arbitrarias y para otros es instar a la Fiscalía a que rebaje las penas de los presos.

Torra y los grupos secesionistas dejaron ayer poco margen al Gobierno central. La consejera de la Presidencia precisó en cualquier caso que solo estában negociando sobre cómo hacer la negociación. Pero desde JxCat incluso afirmaron que el PSOE había llegado a aceptar poder hablar del derecho de autodeterminación. «Era una discusión madura y por tanto se estaba donde no habíamos estado, en la posibilidad de hablar de manera efectiva», señaló el portavoz neoconvergente, Eduard Pujol. «Si no fuera tan trascendente lo que se estaba hablando, a Sánchez no le habrían organizado la manifestación del domingo», remató.

El independentismo rechazó la presión y pidió a Sánchez «valor» y que rompa con la presión que le ejercen la derecha y los barones de su partido. El soberanismo, aun así, insistió en que está dispuesto al diálogo, tanto si hay tramitación de los Presupuestos, como si no.