El secesionismo se moviliza pero no logra abarrotar las plazas

Los Mossos improvisaron un cordón para evitar que los independentistas ocuparan la sede de la Fiscalía Superior de Cataluña

C. REINO

«Juicio para la historia». «Un antes y un después en las relaciones entre Cataluña y el resto de España». El independentismo llevaba tiempo llamando a la movilización contra el juicio, que considera una farsa y un acto de venganza contra el propio movimiento. Sin embargo, las movilizaciones que ayer se vivieron por toda Cataluña no fueron tan multitudinarias como en otras ocasiones. Miles de personas se manifestaron, eso sí, a favor de la independencia y contra la justicia española en las principales capitales de comarca. Especialmente en Barcelona, se concentraron en la plaza de Cataluña, al grito de «libertad presos políticos», y «la autodeterminación no es delito». «Nos quieren castigar de manera ejemplar», según el comunicado leído por las entidades organizadoras (ANC y Ómnium) que contó con la participación unitaria de todo los partidos del espacio soberanista, desde la CUP a los comunes, pasando por ERC, el PDeCAT o JxCat y la Crida. Esta vez sí, hubo unidad en el independentismo que se prepara para citas de mayor calado como la huelga general del jueves 21.

La movilización comenzó minutos después de que acabara la primera sesión en el Tribunal Supremo. Horas antes, activistas de los CDR se manifestaron frente a la Fiscalía Superior de Cataluña. Antidisturbios de los Mossos tuvieron que improvisar un cordón policial para evitar que los secesionistas ocuparan la sede del Ministerio Público. Entre los manifestantes, estaba el diputado de la CUP, Carles Riera. Los Mossos desalojaron a los manifestantes de uno a uno.

Fue al mediodía, justo a esa hora miles de catalanes se manifestaban por toda Cataluña, en paros de 10 minutos frente a los centros de trabajo y algunos de los principales edificios públicos de la administración catalana. El día había amanecido con movilizaciones generalizadas y con las carreteras cortadas por los CDR. Fue el aperitivo del «ciclo movilizador» que se prolongará durante la celebración del juicio. El acto de protesta más multitudinario se espera para este sábado, con una nueva manifestación en Barcelona. En un mes, la ANC y Ómnium han convocado otra en Madrid.

 

Fotos

Vídeos