Sánchez emplaza a PP y Ciudadanos a que faciliten los Presupuestos por patriotismo

Sánchez participó ayer en Burgos en la presentación del candidato autonómico del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca. :: e. p./
Sánchez participó ayer en Burgos en la presentación del candidato autonómico del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca. :: e. p.

El presidente sostiene que no es mejor el que «grita todos los días 'Viva España'» sino quien trabaja para que el país avance

RAMÓN GORRIARÁN MADRID.

Pedro Sánchez apeló ayer al sentido de Estado y al patriotismo del PP y Ciudadanos para que no obstaculicen la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que hoy llegan al Congreso. «Que se abstengan o voten a favor», reclamó. Una petición con nulas posibilidades de prosperar, pero que para el presidente del Gobierno sirve para demostrar que ambos partidos prefieren la compañía de Vox antes que respaldar el proyecto financiero y político de un partido constitucionalista.

El líder socialista, que participó en Burgos en un acto para presentar a los candidatos de su partido para las elecciones del 26 de mayo, vinculó la negativa de populares y liberales a apoyar los Presupuestos a su entendimiento con la extrema derecha. Un comportamiento, dijo, que no encuentra parangón en Europa. Puso el ejemplo de Suecia, donde «las derechas normales, civilizadas» han preferido apoyar la investidura de un presidente socialdemócrata, Stefan Löfven, antes que negociar con los ultraderechistas Demócratas Suecos.

El ejemplo del cordón sanitario de Sánchez, con ser cierto, no refleja la dinámica imperante en Europa porque los partidos de extrema derecha gobiernan o respaldan a fuerzas conservadoras en un buen puñado de países, como Austria, Italia, Holanda, Finlandia, Hungría, Polonia o Dinamarca. Las excepciones, además del caso sueco, son Francia, país que tiene un sistema electoral de doble vuelta que permite aislar a la ultraderecha, y Alemania por obvias razones históricas vinculadas al nazismo.

Pero el PP y Ciudadanos, insistió el presidente del Gobierno, prefieren «una España en blanco y negro» de la mano de Vox, como se ha comprobado en Andalucía. «La derecha -prosiguió- está siempre con que cualquier pasado fue mejor». Pero, avisó, «los españoles no entenderán que la oposición vote contra unos Presupuestos sociales que no dejan a nadie atrás» por el único afán de impedir que los socialistas lleven a buen puerto sus cuentas.

Abrazos sin rubor

Al tiempo que pedía a populares y liberales que no se opongan a los Presupuestos, Sánchez les culpó del crecimiento de Vox porque, en vez de desarrollar estrategias autónomas, «se abrazan sin rubor» a los postulados de la extrema derecha. El presidente del Gobierno achacó esa deriva a «la falta de proyecto político y de liderazgos en la derecha y su renuncia a combatir con argumentos a la ultraderecha». La derecha en España, añadió, cree que «ser patriota es gritar todos los días 'Viva España'». Pero el mejor patriota, subrayó, es el que «trabaja todos los días para que en España se viva mejor».

A pesar de esta diatriba contra populares y liberales, Sánchez sabe que no debe buscar ahí el apoyo a los Presupuestos del Estado porque tiene el 'no' más que garantizado, se lo tiene que ganar entre los socios que le auparon a la Moncloa en la moción de censura, sobre todo con las dos formaciones independentistas catalanas. Esquerra y PDeCAT siguen con sus posiciones ambiguas aunque parece que se abre paso la tesis de permitir que el proyecto se tramite en el Congreso. La hora de la verdad llegará a mediados de febrero, cuando se voten las enmiendas a la totalidad. PP y Ciudadanos las van a presentar, pero si Sánchez consigue reeditar la mayoría de la moción de censura -PSOE, Unidos Podemos, Esquerra, PDeCAT, PNV, Compromís, Bildu y Coalición Canaria- las derrotará.

El presidente del Gobierno, afirman fuentes próximas, está convencido de que la tramitación está asegurada, y otorga un alto porcentaje de posibilidades a que el proyecto se apruebe en abril en el Congreso. Durante dos meses se debatirán en la Comisión de Presupuestos las enmiendas parciales, y en ese terreno es donde el Gobierno confía en sellar el acuerdo para la votación final. De no ser así, Sánchez ha dicho que sin Presupuestos no podrá agotar la legislatura y convocará elecciones. Ahora bien, este sábado en Barcelona aconsejó a PP y Ciudadanos que «esperen sentados» un adelanto electoral porque piensa gobernar hasta 2020.