Mas reta a Puigdemont y se abre a negociar la investidura de Sánchez

Artur Mas, en un acto en Barcelona el pasado junio. :: E. F. / efe/
Artur Mas, en un acto en Barcelona el pasado junio. :: E. F. / efe

El expresidente catalán prioriza la reelección del líder socialista frente a los que «prenderían fuego cada día»

CRISTIAN REINOBARCELONA.

Mientras el Gobierno afirma que no quiere depender de los independentistas para sacar adelante la investidura, los grupos secesionistas se dejan querer. Esquerra está dispuesta desde la misma noche electoral a facilitar la reelección de Pedro Sánchez, con tal de evitar que el líder socialista gobierne con Ciudadanos, y quien empieza a abrir la mano es Junts per Catalunya (JxCat). Al menos, algunos sectores de la posconvergencia.

Los tres diputados de JxCat encarcelados (Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull) defendieron días atrás la abstención en la sesión de investidura de Pedro Sánchez, que comienza el próximo 22 de julio. También Artur Mas. El expresidente de la Generalitat reiteró ayer su voluntad de que los diputados nacionalistas en Madrid (son siete, pero tres de ellos están suspendidos) se abran a permitir la investidura de Sánchez. El objetivo es no cederle toda la interlocución catalana del Gobierno a Esquerra. JxCat, que corre el riesgo de perder la capacidad de influencia que tenía Convergència en Madrid en beneficio de sus socios republicanos, está dividido en este sentido.

Por un lado, los presos y Mas se muestran favorables a no obstaculizar la gobernabilidad española. Pero por otro lado, Carles Puigdemont apuesta por bloquear la política catalana y la española, desde la premisa del cuanto peor mejor. Y Puigdemont controla el grupo parlamentario en Madrid, pues Laura Borràs y Miriam Nogueras son fieles al expresidente huido en Waterloo. Así, Mas se alinea con la tesis del PNV, que acepta una coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. «No es decir no de entrada, es decir, vamos a hablar con esta gente, no solo con el PSOE, sino con PSOE y Podemos juntos, y el PNV, todos los que conforman esta posible mayoría», señaló ayer Mas en TV3. «Sentémonos con ellos e identifiquemos maneras de que no lleguen los otros a gobernar España, que son los que prenderían fuego cada día en nuestra casa», remató. En el fondo subyace el control de JxCat entre Mas y Puigdemont.