A los 356 rescatados del 'Ocean Viking' les quedan víveres para cinco días

El barco de Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée navega desde hace 13 días en busca de un puerto

A. A.

madrid. La crisis del 'Open Arms' va camino de revivirse, pero a mayor escala. Al 'Ocean Viking', el barco de bandera noruega y fletado por Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, le quedan víveres solo para los próximos cinco días. Los 365 migrantes que lleva a bordo fueron rescatados hace 13 días y, como sus compañeros del barco de la ONG española, se enfrentan a la negativa de los Gobiernos de Italia y de Malta a proporcionarles un puerto seguro. Y al igual que ocurrió en el 'Open Arms', los médicos alertan del rápido deterioro de la salud mental de las personas que aguardan para pisar Europa.

Luca Pigozzi, uno de los médicos del 'Ocean Viking', advirtió ayer de que en estas casi dos semanas ha atendido a pacientes que en Libia sufrieron brutales palizas, descargas eléctricas y otras torturas como arrojarles al cuerpo plástico derretido. «Uno de cada tres pacientes que veo son niños menores de 18 años», afirmó el facultativo, quien añadió que «hay personas a bordo con afecciones médicas que podrían volverse críticas en un instante y que podrían requerir una evacuación». «Ruego a los Estados europeos que encuentren su humanidad y pongan fin a esta desgracia», concluyó el doctor Pigozzi.

Portugal ha sido el último país que se ha ofrecido para acoger a 35 de los migrantes a bordo del barco de las ONG galas. Antes ya lo habían hecho Francia, Alemania, Rumanía y Luxemburgo. Estos estados forman junto a España el grupo socios de la UE que consideran que la migración es un reto de los 28 y no solo de los miembros con fronteras externas.

La Audiencia Nacional decidirá sobre la denuncia de Vox contra la ONG por tráfico de personas

El problema, una vez más, es encontrar un lugar para desembarcar. Mientras Matteo Salvini sea ministro del Interior no será en Italia, salvo que la justicia del país transalpino decida intervenir de nuevo.

103 menores

Según la información facilitada por Médicos Sin Fronteras, los rescatados proceden de Eritrea, Etiopía, Guinea, Chad, Gambia, Costa de Marfil, Libia, Mali, Nigeria, Sudán y Sudán del Sur. 103 son menores y de ellos, 92 no tienen ningún familiar a bordo.

La ONG denuncia que muchas de estas personas ya trataron de huir de Libia en otras ocasiones, «pero fueron interceptados por la Guardia Costera del país africano que es apoyada por la UE y confinados de nuevo en centros de detención».