Reclaman el expediente del nombramiento para un cargo público de la hermana del presidente andaluz

Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta de Andalucía./EFE
Juan Manuel Moreno, presidente de la Junta de Andalucía. / EFE

Dolores Moreno Bonilla obtuvo la plaza de directora por delante de otra candidata con mejor puntuación

CECILIA CUERDOSevilla

El nombramiento de la hermana del presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, como directora interina de un conservatorio público de Málaga ha provocado la primera polémica de un gobierno que se presentó como adalid contra la corrupción y el enchufismo del PSOE. Dolores Moreno fue elegida para el puesto pese a tener menor puntuación que otra candidata, por lo que la oposición política pide conocer el expediente donde se recogen los criterios de baremación del proceso de selección. El Ejecutivo regional, no obstante, defiende la «pulcritud» de la selección y asegura que se ajustó a la «norma al cien por cien», y responsabiliza a la Inspección Educativa de los criterios definitivos, ya que «recomendaron» no escoger a la aspirante con más puntos.

El supuesto caso de 'enchufismo' del ejecutivo andaluz del PP y Cs, como ya lo definen tanto PSOE como Adelante Andalucía para solicitar explicaciones del presidente Moreno Bonilla, fue adelantado este miércoles por el diario El País. La información saltaba después de que dos de las aspirantes presentaran una reclamación a la Consejería de Educación para impugnar el procedimiento de cobertura temporal de la dirección del conservatorio Superior de Danza Ángel Pericet tras la jubilación del director.

A la espera de que se convocara la plaza, la administración optó por abrir un concurso público, pese a que no era necesario en este caso y podía haberse cubierto vía libre designación. Las denunciantes, que quedaron en primer y tercer lugar, explican que una de ellas obtuvo la máxima puntuación, 49 sobre 50 puntos, mientras que Dolores Moreno quedó segunda con 38,20 puntos.

Sin embargo, pese a que en la convocatoria se especificaba se primaría la antigüedad como funcionario y como docente, la formación directiva y los méritos académicos y profesionales, finalmente la plaza fue adjudicada a la hermana del presidente autonómico. Y aunque lo intentaron, la Inspección de Educación -consejería en manos de Cs- rechazó darles a conocer el expediente con los criterios de adjudicación escudándose en la ley de protección de datos, aunque les reconocieron que se habían tenido en cuenta «otras fuentes» para resolver la convocatoria. De ahí que hayan presentado una reclamación ante la Consejería de Educación para conocer al detalle el expediente del procedimiento, que también exigen ver los grupos de la oposición.

El PP entiende que «no hay caso», según explicó el consejero de Presidencia, Elías Bendodo, quien defendió además que la adjudicataria «es una funcionaria pública, una gran profesional, que tiene cuatro carreras y que tiene el mismo derecho que cualquier otro ciudadano» a optar a una plaza en un concurso público. Según explicó, fueron los inspectores educativos quienes, tras la baremación, «desaconsejaron» seleccionar a la aspirante con más nota, aludiendo a que años atrás ya había sido cesada del mismo puesto por «graves problemas en el ejercicio de dirección». «Los antecedentes y el malestar generado, que aún pervive en el centro, no la convierten en la candidata adecuada», apuntó el también portavoz del Ejecutivo andaluz.