Puig cede a Unidas Podemos una vicepresidencia para salvar su investidura

Oltra, Puig y Martínez Dalmau tras firmar ayer el acuerdo que permitirá reeditar el Gobierno de izquierda en la Comunidad Valenciana. :: e. p./
Oltra, Puig y Martínez Dalmau tras firmar ayer el acuerdo que permitirá reeditar el Gobierno de izquierda en la Comunidad Valenciana. :: e. p.

Los socialistas, Compromís y los morados alcanzan un acuerdo 'in extremis' para gobernar la Generalitat valenciana

MARTA HORTELANO

valencia. Se llamará Botánico II, pero podría llamarse el Pacto del whatsapp. La herramienta de mensajería móvil ya fue clave en la negociación del anterior acuerdo en 2015 y lo ha sido en el que firmaron ayer por la tarde en el Castillo de Santa Bárbara, en Alicante, el presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig; la vicepresidenta y líder de Compromís, Mónica Oltra, y el candidato de Unidas Podemos, Rubén Martínez Dalmau.

Martes, 22:30 horas de la noche. Negociaciones rotas. Menos de doce horas para el debate de investidura. Suena el teléfono de los tres socios. Es Martínez Dalmau, que propone en el grupo verse con Puig y Oltra para tratar de bajar el souffle al que se ha llegado a lo largo de los días. No hay reunión.

Miércoles. Minutos antes de las ocho de la mañana. El grupo de whatsapp Botánico II hace 'bip bip'. La investidura está fijada para dos horas después. Dalmau insiste en cerrar una reunión a tres. El presidente, Ximo Puig, recoge el guante y los emplaza a un encuentro en su despacho en media hora. Oltra acude la última. Allí permanecen más de una hora. Lo que tardan en tomarse un café y un agua y cerrar 'in extremis' el acuerdo que permitirá evitar un bochorno mayor para los tres socios, tras dos semanas de dilatación.

Dentro del despacho del presidente acordaron poner fin a las negociaciones a cambio de que Podemos se situara al mismo nivel organizativo que Oltra, con una suerte de vicepresidencia de coordinación de las políticas verdes del Consell, que no de gestión. Los flecos que quedaban por definir los cerrarían horas después los miembros de la comisión negociadora y, otra subcomisión, haría lo mismo con la arquitectura institucional. El pacto final se cerraría a las seis de la tarde en Alicante y para hacer realidad ese deseo descentralizador, el presidente de Les Corts tenía que suspender el pleno del debate durante 24 horas, hasta el día siguiente. Dicho y hecho. Puig acabó entregando una segunda vicepresidencia para Martínez Dalmau y los tres pusieron fin al bloqueo.

Miércoles. Minutos de las 11. Puig finaliza su discurso de investidura apelando a sus socios a «hacer buena política». Martínez Dalmau asegura en sus redes que es el primer día de la legislatura más importante de la Comunitat. El whatsapp se mantiene en silencio, a la espera de la cita en el símbolo de la ciudad de Alicante, el Castillo de Santa Bárbara, para firmar el contrato de gobierno que debe durar cuatro años.