El PSOE intenta amarrar los seis votos del PNV y la abstención de Esquerra

Adriana Lastra. :: r. c./
Adriana Lastra. :: r. c.

Ábalos y Lastra se reúnen hoy y mañana con el resto de los grupos salvo con Vox y EH Bildu

R. G.MADRID.

El PSOE va a intentar asegurarse entre hoy y mañana el apoyo de los seis diputados del PNV a la investidura de Pedro Sánchez, así como los de Compromís y Partido Regionalista de Cantabria. Busca asimismo un compromiso de los independentistas catalanes para que se abstengan en la votación. De conseguir ambos objetivos, el líder socialista podría lograr la reelección en la segunda votación del debate de investidura.

José Luis Ábalos y Adriana Lastra complementarán las negociaciones que abrió ayer Sánchez con los líderes de Unidas Podemos, Ciudadanos y PP, y hoy tienen cita en el Congreso con los portavoces de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, Compromís, Joan Baldoví, y el de los cántabros, José María Mazón. Los socialistas son optimistas en los tres casos.

También tiene previsto verse con la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas, y los diputados de UPN. La complicidad con ambos será más difícil. Los insulares condicionan el voto favorable o la abstención a que el PSOE no suscriba ningún tipo de acuerdo con Unidas Podemos. Una exigencia difícil de satisfacer porque la formación de Pablo Iglesias, con sus 42 diputados, es «socio preferente» de los socialistas. Mientras que los foralistas exigen que el PSN les permita gobernar en Navarra, y los socialistas tampoco están dispuestos.

Mañana se verán las caras con los portavoces de Esquerra, Gabriel Rufián, y de JxCat, Laura Borràs. El objetivo con los independentistas es que se abstengan, meta factible con los republicanos, pero muy improbable con los neoconvergentes. El líder de Esquerra, Oriol Junqueras, garantizó hace un mes que sus 15 diputados no van a permitir por acción u omisión que gobierne la derecha y no van a obstaculizar la investidura de Sánchez. JxCat, desde que Carles Puigdemont se deshizo del sector moderado de la antigua Convergència, mantiene un enfrentamiento frontal con Sánchez.

Con la suma de los 42 apoyos de Podemos, los seis del PNV y los dos de Compromís y regionalistas cántabros, unidos a los 123 del PSOE, Sánchez contaría con 173 votos favorables para la investidura, once por encima de un hipotético y heterogéneo bloque del 'no' formado por PP, Ciudadanos, Vox, JxCat, UPN, Coalición Canaria y EH Bildu que sumarían 162. Siempre y cuando los 15 de Esquerra se abstengan. Insuficiente para lograr la investidura en primera votación, pero suficiente para la segunda.

El PSOE ha dejado fuera de las negociaciones para la investidura a Vox y a EH Bildu. Los de Santiago Abascal atribuyen la exclusión a un intento de apartarles de la vida parlamentaria. La izquierda abertzale se quejó de «la soberbia» del PSOE con sus cuatro diputados, que pueden ser «sus compañeros de viaje» en esta legislatura.