Prosigue el recuento del desastre por el temporal en Huelva

Dicen que no es la primera vez y que no será, tampoco, la última. Cada vez que el mar golpea con fuerza, la playa de Matalascañas y sus elementos sufren serios daños. Con el añadido de que en esta ocasión el temporal ha sido de los más duros que se recuerdan. El resultado es un reguero de chiringuitos destrozados. Buena parte del mobiliario de la playa, como por ejemplo las pasarelas, ha corrido la misma suerte. Perdida ya la temporada de Semana Santa, los hosteleros piden a la administración que agilice los trámites para acometer las obras que les permitan abrir, al menos, los meses de verano.-Redacción-