El primer bosque de los árboles con nombre

Si tuviera que elegir, ¿qué árbol sería? "A mí me gusta comer cerezas. Por eso he elegido un cerezo", dice una niña. "Nuestra hija Eva va a ser una encina. Es un árbol muy ibérico y muy longevo", ha decidido un padre primerizo. O dejarse llevar por cómo suena. "Yo he puesto una sabina, que me parecía muy literario", se decanta una vecina. O porque lo conocemos de toda la vida. "Un almez. Nosotros le llamamos doroñeto", explica uno de los participantes. Lo importante es decidirse. "Es aquel, el arce orón", señala otra mujer. Y bautizarlo. Porque estamos en el primer bosque de los árboles con nombre. "Si los árboles de los bosques tuvieran un nombre, ¿no empatizaríamos más, no les cuidaríamos más?", se pregunta Néstor del Castillo, cineasta y creador de la iniciativa 'Ahora soy árbol'. "Sí, ahora voy a tener un árbol que va a tener mi nombre", le responde un niño. "Cuando tenga hijos y nietos pueda venir y pueda decir que este árbol se llama como yo, lo plantó mi padre", añade el orgulloso progenitor. "Lo voy a llamar Loulin por un amigo", indica otro vecino de Tarazona, la ciudad aragonesa donde ha echado sus primeras raíces este proyecto. "Yo le he puesto el nombre de mis nietos y a verlos crecer juntos", aporta un abuelo con una sonrisa de oreja a oreja. Porque ésa es la idea de 'Ahora soy árbol'. "Que desde pequeño se les inculquen determinadas ideas y acciones", dice una madre con su hijo en brazos. Hasta el punto, por qué no, de que reposemos con él cuando dejemos este mundo, al estilo de los bosques de paz alemanes, en los que se inspiró esta idea que aquí en España ha dado un paso más. Como hizo, el cortometraje 'El Tesoro' cuenta esa historia, el padre de Marisa Lafuente, cineasta y creadora de 'Ahora soy árbol'. "Éste es el árbol que me gusta", decía el anciano en la película. Aunque no es necesario darle esa connotación. Como indica Marisa, "que todos podemos hacer algo realmente por nuestro entorno, por el medio ambiente y por el planeta". Plantar árboles y ponerles un nombre, volver de lleno a la naturaleza.-Redacción-