Los presos de JxCat abogan por una abstención en la investidura de Sánchez

AFP

Rull, Turull y Sànchez apoyan la apuesta de Artur Mas que, después de verse con Puigdemont, dijo que los prefería a una alianza de derechas

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

A Pedro Sánchez le han surgido unos insospechados aliados. Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull, los tres diputados presos de Junts per Catalunya (JxCat) por el 'procés', han abogado ante su formación por abstenerse en la investidura del candidato socialista, una propuesta que ya lanzó la semana pasada el expresidente de la Generalitat Artur Más.

La decisión de los dirigentes independentistas juzgados por el 'procés' choca con la estrategia marcada por Carles Puigdemont desde su refugio belga en Waterloo. Hasta ahora, el líder secesionista ha apostado por el 'cuanto peor, mejor'. De ahí que hasta el momento JxCat se haya mantenido firme en su no a Sánchez. Puigdemont ya fue en su momento partidario de no apoyar la moción de censura a Mariano Rajoy, pero finalmente logró imponerse el sector más moderado dentro del grupo parlamentario del PDeCAT en el Congreso.

Vía pragmática

La solicitud de Sànchez, Turull y Rull abre ahora la posibilidad de que la formación independentista reconsidere su no inicial a la investidura. Coloca, además, a los dirigentes presos en el sector más pragmático del soberanismo que hoy ocupa Esquerra.

Junts per Cataluña cuenta en la Cámara baja con siete representantes, tres de los cuales pertenecen al círculo más cercano a Puigdemont y otro al ala moderada del partido. El dilema al que se enfrentan es si permitir un Gobierno del PSOE, que apoyó la aplicación del artículo 155, o arriesgarse a que la derecha sume tras unas nuevas generales. De ser así, tanto Casado como Rivera se han comprometido a volver intervenir la Generalitat, y en esta ocasión sin límite de tiempo.