El president honra a Forcadell e insiste en que «los catalanes serán lo que quieran ser»

C. REINO

barcelona. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, pidió ayer «confianza» a los independentistas, en un momento de dudas y de incertidumbre, en que no hay una hoja de ruta concreta sobre cómo alcanzar la secesión. En la ceremonia de entrega de las medallas de oro de la Generalitat, que este año han recalado en la expresidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell; el estudio de arquitectura RCR y el jurista Carles Viver Pi-Sunyer, Torra afirmó que «los catalanes serán lo que quieran ser». «Cataluña ha sobrevivido a sus ilusos enterradores», avisó.

De Carme Forcadell, encarcelada al igual que los líderes del proceso secesionista acusada de los delitos de rebelión y sedición, el presidente de la Generalitat destacó que su figura encarna la idea de «libertad, democracia y determinación». «Está vergonzosamente encarcelada», afirmó. Y, a su juicio, su entrada en prisión es una «metáfora» de «la prisión colectiva» en la que a su entender está toda Cataluña. La ex presidenta de la ANC recibió el galardón, a través de su marido, asegurando que «no estamos al final de nada, sino al principio de todo» y que «la prisión no frenará la voluntad» de los catalnes. Viver Pi-Sunyer, por su parte, conocido como el arquitecto del 'procés', pidió inteligencia para culminar el camino hacia la independencia.

 

Fotos

Vídeos