Podemos da por finiquitada su alianza con el PSOE

ANDER AZPIROZ

El no a los Presupuestos supone también el fin al acuerdo suscrito entre PSOE y Unidos Podemos. La formación que lidera Pablo Iglesias se sumó ayer a PP y Ciudadanos al reclamar la convocatoria electoral en el menor plazo posible. Eso supone que socialistas y podemistas reabrirán la batalla por la hegemonía de la izquierda, la misma que hasta el triunfo de la moción de censura el pasado junio enfrentó a las dos formaciones progresistas hasta, prácticamente, romper todos los puentes de entendimiento.

Fuentes de Podemos fueron contundentes a la hora de valorar el batacazo del Gobierno de Pedro Sánchez con las cuentas generales. La formación morada no está dispuesta a apoyar los decretos que pudiera tratar de sacar adelante el Ejecutivo porque eso sería poco menos que «hacerles una campaña electoral» en la que se disputarían el mismo voto.

Irene Montero destacó poco después que Podemos está listo para acudir a las urnas. De hecho, Pablo Iglesias ya fue elegido candidato en primarias el pasado diciembre, cuando se empezó a vislumbrar ya que la legislatura no llegaría a su fin. En el mismo proceso también se eligieron las listas que concurrirán al Congreso y al Senado, ambas copadas por los más fieles al secretario general. «Estamos preparadas para que la España fraterna y democrática gane las elecciones», afirmó la portavoz parlamentaria.

La posición de Podemos choca con la de sus socios de Izquierda Unida. Alberto Garzón abogó ayer por alargar lo máximo posible la legislatura para aprobar cuantas medidas sociales se pueda. «Nuestra opción es que no haya elecciones anticipadas. Aunque se pudieran caer los Presupuestos, hay muchos motivos para continuar con la actividad legislativa», opinó el líder de IU.

Impacto social

Pese a su disposición para acudir cuanto antes a las urnas, en Podemos se lamenta el resultado de la votación de los presupuestos. El partido morado insistió en los últimos días en el impacto sobre el ciudadanos de a pie que tendrían unas cuentas de marcado contenido social, pero ni siquiera su buena relación con el independentismo logró surtir efecto alguno.

 

Fotos

Vídeos