Podemos apremia al PSOE para cerrar ya una coalición

A. AZPIROZ

madrid. PSOE y Unidas Podemos entran en la fase decisiva para sacar adelante la investidura de Pedro Sánchez. Desde la formación morada apremiaron ayer a los socialistas para, primero, cerrar un acuerdo programático y, a continuación, repartir los cargos del nuevo Ejecutivo, del que Pablo Iglesias insiste en formar parte.

El secretario general de Podemos se mostró optimista sobre el resultado de las conversaciones, que, insistió, se llevarán de forma discreta porque así lo ha pedido el PSOE. «Estamos hablando y creo que las cosas van a ir bien», señaló en declaraciones a La Sexta. Basa parte de estas buenas perspectivas en la sintonía que ha logrado forjar con Sánchez. Ambos secretarios generales llegaron a romper su relación tras las generales de 2015, pero desde el éxito de la moción de censura han reconstruido unos puentes, que, no obstante, aún está por ver si son lo suficientemente sólidos como para compartir Consejo de Ministros los próximos cuatro años.

«Creo que Pedro no va a traicionar las expectativas de mucha gente que quiere un gobierno progresista», dijo antes de destacar que «los tiempos de los ejecutivos monocolor han pasado». Su modelo, añadió, es el Gobierno a la valenciana, en el que el socialista Ximo Puig comparte el poder con Compromís y la marca valenciana de Podemos. «La gente -afirmó el líder podemista- espera lo mismo para el Estado».

La diferencia entre el Congreso y el Parlamento valenciano es que en Madrid PSOE y Podemos cuentan con 165 escaños, 11 menos que la mayoría absoluta, listón que rebasan las tres fuerzas en las Cortes valencianas. En cualquier caso, se resalta desde la formación morada, se supera la suma de PP, Ciudadanos y Vox. Suficiente para gobernar los próximos cuatro años.

Ministerios

Iglesias volvió a postularse este lunes para ocupar una cartera del futuro Ejecutivo. Afirmó que su partido no vetará ningún nombre para dirigir los ministerios, como tampoco lo hará el PSOE. «Nos consta que no la harán», reveló. Eso le incluye a él mismo, aunque en algunos sectores del PSOE le guardan bastante desconfianza por los enfrentamientos pasados en la lucha por la hegemonía de la izquierda.

La semana pasada, el secretario general de Podemos apuntó a ministerios con competencias sociales a cambio de renunciar a ocupar las denominadas carteras de Estado, es decir, Interior, Asuntos Exteriores, Economía o Justicia.