Patricia Ortega, primera mujer entre 221 hombres que llega a general del Ejército

R. C.

madrid. España tiene desde ayer su primera mujer general de las Fuerzas Armadas, después de que el Gobierno aprobara el nombramiento de Patricia Ortega, hasta ahora coronel, para ese rango militar. La llegada de la oficial de 56 años a esta simbólica cima se produce 31 años después de que se permitiera a las mujeres entrar en la carrera militar.

La nueva general de brigada es una ingeniera madrileña procedente de una familia de militares, que hasta ahora era directora del Laboratorio de Ingenieros del Ejército en el Instituto Nacional de Técnicas Aeroespacial (INTA). Ortega ingresó en el Ejército dentro del primer grupo de mujeres que se incorporaron a las Fuerzas Armadas españolas en 1988, fue también la primera mujer en alcanzar el grado de coronel, en 2015, y ha realizado toda su carrera en puestos técnicos.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, señaló el jueves que se sentía «muy orgullosa del avance de Ortega, porque cuando avanza una mujer avanzamos todas las demás».

Tres décadas después de su llegada a las Fuerzas Armadas, las mujeres representan el 12,7 % de los militares en Tierra, Mar y Aire, según datos del ministerio.

Otra de las pioneras fue la capitán Rosa María García-Malea, la primera mujer en ser piloto de caza (2007) al mando de un avión de combate F-18, y también la primera en formar parte de la formación acrobática del Ejército del Aire, la Patrulla Águila (2107).

En la actualidad no había ninguna mujer entre los 221 generales, solo tres entre los 1.043 coroneles, mientras que de los 3.096 tenientes coroneles únicamente hay 16, según los datos ofrecidos por Defensa.