El padre y la madre de Nadia, condenados a cinco y tres años por estafa

ÁLVARO SOTO MADRID.

La Audiencia de Lérida condenó ayer a Fernando Blanco, el padre de Nadia, la niña afectada de ticotriodistrofia, a cinco años de prisión y una multa de 3.000 euros y a Margarita Garau, la madre, a tres años y seis meses y a una multa de 2.400 euros por un delito de estafa continuada y agravada.

El tribunal considera acreditado que ambos se enriquecieron en 402.232,65 euros después de «urdir un plan» para ganar dinero mediante campañas solidarias aprovechando la enfermedad de la menor. Además, deberán pagar las costas del procedimiento, incluidas las de la acusación particular, y también tendrán que devolver los donativos a cada una de las personas perjudicadas por su engaño como responsables civiles. Durante el juicio, la Fiscalía argumentó que no había «ninguna duda de que se trataba de una estafa y un engaño prolongado» y calificó al padre de la niña, Fernando Blanco, de «gran fabulador y embaucador».

Enfermedad rara

La niña padece tricotiodistrofia, una enfermedad rara que produce alteraciones en el pelo y la piel y una serie de trastornos neurológicos que impiden un desarrollo intelectual normal, así como envejecimiento prematuro. Es una enfermedad incurable, aunque algunos de sus síntomas y alteraciones son tratables. Pero se convirtió en un negocio para sus padres.

 

Fotos

Vídeos