Los pactos de la excepción

Colau, Artadi y Valls durante un debate electoral./Efe
Colau, Artadi y Valls durante un debate electoral. / Efe

Un puñado de ayuntamientos deja de lado las diferencias ideológicas para formar los gobiernos municipales

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

La política municipal puede deparar extrañas parejas de baile. Aunque el bloque ideológico siempre está ahí, en ocasiones, las más escasas eso sí, éste puede verse sobrepasado por 'feelings' personales o enemistades acérrimas. Lo demuestran algunos de los pactos o apoyos inesperados que podrían darse este sábado en algunas de las sesiones constitutivas de los ayuntamientos.

Barcelona

Colau, PSC y Valls

La izquierda tiene una mayoría aplastante en la Ciudad Condal, al contar con 28 de los 41 ediles que componen el consistorio. La triple alianza progresista resulta, no obstante, imposible a causa de los vetos cruzados entre Esquerra y PSC a cuenta del conflicto independentista. Todo apunta a un Gobierno de coalición entre Ada Colau y el socialista Jaume Collboni.

Los tres ediles que les faltan para la investidura se los prestaría Manuel Valls, candidato de una plataforma apoyada por Ciudadanos que obtuvo seis concejales. El exprimer ministro francés cargó con toda su artillería contra Colau durante la campaña, pero ahora ha ofrecido su respaldo sin contrapartidas a la alcaldesa porque, para él, es mejor un gobierno municipal populista a uno independentista. Y es que si Colau no saca adelante su investidura sería elegido el republicano Ernest Maragall por encabezar la lista más votada.

Hacer a Colau alcaldesa rompería la alianza entre Valls y Ciudadanos. Juntos consiguieron los seis concejales el 26-M, de los cuales tres se mantienen fieles al dictado de la dirección liberal en Madrid. Valls y dos de sus compañeros de filas podrían ser los que decanten la balanza a un lado o a otro este sábado.

Albacete, Ciudad Real y Guadalajara

PSOE y Cs

Entre los pactos que más han llamado la atención se encuentran los firmados entre Ciudadanos y los socialistas en Albacete, Ciudad Real y Guadalajara. En los dos primeros consistorios, liberales y PSOE se repartirán el bastón municipal dos años cada uno, mientras que en el tercero habrá alcalde socialista durante toda la legislatura.

Estas ciudades son uno de los pocos lugares donde las formaciones de Pedro Sánchez y Albert Rivera han logrado ponerse de acuerdo. No es casualidad que Castilla-La Mancha sea el feudo de Emiliano García Page, un barón socialista que ha mantenido sonoros enfrentamientos públicos con Sánchez, que apoyó a Susana Díaz en las primarias del PSOE y que, además, es dentro de las filas socialistas uno de los más beligerantes con el independentismo catalán.

No obstante, queda una cuestión por resolver en torno a estos acuerdos. Y ésta es si lo alcaldes socialistas firmarán las condiciones que la dirección nacional de Ciudadanos aprobó imponer a sus socios de gobierno. Una de ellas es apoyar la aplicación de un nuevo 155 en Cataluña. Si los alcaldes del PSOE lo firman, irán en contra del criterio del Gobierno central pero si no lo hacen serán los liberales los se saltarán las reglas que ellos mismos se autoimpusieron.

Ceuta

PP y PSOE

Los populares recibirán un inesperado apoyo para retener uno de sus feudos tradicionales. Juan Jesús Vivas mantendrá el Gobierno de la ciudad autónoma gracias a la abstención del PSOE en la investidura.

La razón hay que buscarla en Vox, que fue la tercera fuerza más votada el 26 de mayo. Vivas podría gobernar con la ultraderecha, pero ya dejó claras sus intenciones en la campaña electoral. «No queremos saber nada de ellos», zanjó. El presidente ceutí se ha mantenido firme en su posición frente a los muchos pactos del PP y Vox en el resto de España, mientras que los socialistas han optado como mal menor por Vivas para dejar a los de Santiago Abascal fuera de las instituciones.

Jerez de los Caballeros (Badajoz)

PP, Cs y Podemos

La localidad pacense ha rizado el rizo. El PSOE venció en las municipales al obtener seis ediles. Le siguieron PP (4), Ciudadanos (2) y Podemos (1). Pese a su triunfo, la candidata socialista, que se quedó a dos votos de la mayoría absoluta, no repetirá en la Alcaldía, que pasará a manos del único representante de la formación de Pablo Iglesias en este municipio. Una extraña alianza que da el bastón municipal a la fuerza menos votada y con evidentes diferencias ideológicas respecto a sus dos socios.

Conservadores , liberales y podemistas emitieron un comunicado en el que hablan de conceptos como «regeneración democrática», «el interés de Jerez de los Caballeros y las pedanías», «los principios democráticos que nos unen», «transparencia», «diálogo» o la «apertura de la gestión municipal».

Sueca (Valencia)

PSPV, PP y Cs

Los socialistas de Sueca parecen dispuestos a pactar con PP y Ciudadanos para arrebatar la alcaldía a Compromís. De darse finalmente ese paso, la decisión podría afectar al Gobierno regional e incluso al nacional. La formación izquierdista valenciana es socia de Gobierno del recién designado presidente autonómico Ximo Puig. Y no parece que pueda asimilar sin más perder este municipio. Más aún. Joan Baldoví fue alcalde de Sueca. Y Baldoví es también el único diputado de Compromís en el Congreso, un voto con el que el PSOE cuenta para la investidura de Pedro Sánchez.

Labastida (Álava)

PP y EH Bildu

No se ha llegado a producir, pero es un pacto que se llegó a poner sobre la mesa, según desveló EH Bildu. El alcalde del PP llegó a contactar con la formación abertzale para sondear un posible acuerdo, pero finalmente fue desautorizado por la dirección provincial. Finalmente el municipio tendrá un alcalde del PNV.