Oriol Pujol sale de prisión a pesar de la negativa de un juez a concederle el tercer grado

C. REINO BARCELONA.

El exdirigente de Convergència, Oriol Pujol, condenado a dos años y medio de prisión por un delito de corrupción, salió ayer de la cárcel, a pesar de que un juez le revocó hace una semana el tercer grado que le concedió el Ejecutivo de Quim Torra. Desde ayer, Pujol, el único hijo del expresidente Jordi Pujol que se dedicó a la política, cuenta con un permiso -contemplado en el régimen penitenciario- que le habilita para salir a diario de la cárcel de Brians (Barcelona) para acudir a trabajar o a hacer labores de voluntariado social. La Fiscalía, no obstante, anunció que recurrirá la orden de la Generalitat que faculta a Pujol para salir del penal barcelonés.

Dos meses después de ingresar en prisión, la Generalitat concedió al exdirigente nacionalista el tercer grado, lo que le permitía salir durante el día de la cárcel y regresar para dormir, excepto los fines de semana. La magistrada María José González le revocó ese tercer grado «porque no es conforme a derecho». «Ni tan siquiera habían transcurrido dos meses desde su ingreso», dijo. Aun así, la Generalitat le aplicó un artículo del reglamento penitenciario que permite flexibilizar el régimen ordinario.

Pujol fue condenado en 2018 por cobrar comisiones y utilizar su influencia para favorecer a empresarios del sector de las ITV.