150 organizaciones denuncian la difusión de datos de la víctima de 'La Manada'

Las organizaciones se concentraron ayer en los juzgados de Valencia antes de presentar la denuncia. :: EFE/
Las organizaciones se concentraron ayer en los juzgados de Valencia antes de presentar la denuncia. :: EFE

Una joven tinerfeña alerta de que varios hombres la violaron tras abandonar una discoteca de madrugada

I. DOMINGO/R. C. VALENCIA/TENERIFE.

«Las mujeres estamos aquí y no nos vamos a callar, no podemos quedarnos quietas ante esta situación». Quien así habla es la abogada Herminia Royo, encargada de dar voz a las cerca de 150 organizaciones de mujeres que ayer denunciaron ante la Fiscalía la revelación de datos de la víctima de 'La Manada' por particulares, foros de internet y medios de comunicación. Su demanda se suma a la que ya tramitan los juzgados de Madrid, presentada por la propia víctima.

El objetivo, según explicó Royo, es que se investigue la revelación y se depuren responsabilidades. Es decir, «que se averigüe de dónde sale la filtración de la información personal de la víctima y que se persiga a quienes se han hecho eco de todos esos datos», comentó la abogada de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas de Valencia.

Promovida por el colectivo Alerta Feminista, la iniciativa de acudir a los tribunales partió de una activista de Puerto Sagunto que decidió «actuar ante el trato denigrante hacia la joven y hacia todas las mujeres», añadió Herminia Royo.

La fotoperiodista Raquel Gaspar explicó que la complicidad del más de un centenar de organizaciones en la presentación de la denuncia se logró en apenas cinco días. Se sumaron al objetivo de interpelar a la Fiscalía para que tome medidas cautelares con los medios y también para que se depuren responsabilidades en la propia justicia al no haber custodiado correctamente la información y haber incluido en la sentencia el código de verificación que permitía el acceso a los datos personales de la joven. «La Administración tiene el deber de protección y no cumplir con su responsabilidad convierte a la víctima en doblemente vulnerable», indicaron las distinas asociaciones.

Las denunciantes han recopilado pruebas documentales y gráficas y han elaborado un listado de páginas web, foros y perfiles de redes sociales para exigir su investigación judicial. Asociaciones y plataformas de mujeres, colectivos por la igualdad, sindicatos o partidos políticos respaldan la decisión adoptada por Alerta Feminista y la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas.

El objetivo es «mostrar nuestra fuerza y decirle al patriarcado que no estamos dispuestas a tolerar estas conductas», ya que el artículo 198 del Código Penal establece penas de hasta siete años de cárcel para los responsables de filtraciones, recordó la abogada Royo.

Ataque grupal

En paralelo, la Policía Nacional y los juzgados de Tenerife investigan la denuncia de una joven de 19 años que asegura que en la madrugada del 8 de abril fue víctima de una violación grupal tras abandonar una discoteca de Puerto de la Cruz. La chica explicó que, sobre las cuatro de la mañana, salió del local de ocio para poder tomar el aire porque, tras beber de una copa, comenzó a encontrarse rara y a sentirse indispuesta. Fue en ese momento cuando tres hombres que se encontraban en el interior de un coche gris cerca de ella se ofrecieron a llevarla a La Laguna, cosa que aceptó. Su siguiente recuerdo es que se encontraba sola y desorientada en una avenida de La Laguna y que le venían a la memoría imágenes sueltas de cómo el conductor del coche gris la había llevado a un piso y, junto a sus amigos, la había violado. Se dirigió a un hospital para pedir ayuda, donde se activó el protocolo de violación y mantuvo la primera conversación con los investigadores.

La policía ya ha tomado declaración como investigado al conductor del coche, un senegalés de 31 años, que asegura que las relaciones sexuales que mantuvo con la joven fueron consentidas. Los testigos interrogados solo han podido corroborar que la víctima se marchó de la discoteca en el coche gris. Los agentes ahora buscan a los otros dos hombres implicados. La detención del principal sospechoso no se ha producido aún, según fuentes policiales, porque todavía no hay pruebas sólidas contra él, aunque los agentes lo tienen desde entonces bajo vigilancia. Uno de los elementos que se espera con más interés es el resultado de los análisis que demostrarían si la joven, como ella asegura, pudo ser drogada para poder anular su voluntad.

 

Fotos

Vídeos