Mueren dos bebés prematuros afectados por una bacteria

El Hospital Vall d'Hebron aísla a otros prematuros, aunque no presentan síntomas, y abre una investigación

R. C.

barcelona. Dos bebés prematuros han fallecido en los últimos diez días en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona a causa de una inflamación intestinal complicada por la presencia de una bacteria, lo que ha obligado a aislar, al menos, a otros tres prematuros. Fuentes del centro hospitalario informaron ayer de que la situación de los dos bebés fallecidos, uno de menos de 500 gramos de peso y el otro que no llegaba a los 700 gramos, era frágil, y que la causa de la muerte es una enterocolitis (inflamación intestinal) que se agravó por la presencia de la bacteria Klebsiella, que causó una sepsis a los bebés.

Uno de los bebés fallecidos había nacido a las 25 semanas de gestación y, el otro, a las 24 semanas. El centro ha abierto una investigación ante el fallecimiento de los bebés y el contagio de los otros prematuros, que también estarían afectados por la citada bacteria aunque no presentan síntomas, han asegurado las mismas fuentes. El hospital suele hacer cada tres semanas un análisis a los bebés ingresados para detectar rápidamente posibles bacterias, indicaron, pero en esta ocasión la bacteria Klebsiella no se localizó hasta que ya había afectado a los pequeños. La muerte de estos dos bebés fue denunciada por la asociación El Defensor del Paciente ante el fiscal superior de Cataluña, Francisco Bañeres.

La Klebsiella es una bacteria que suele producir infecciones de pulmón, de las vías urinarias, del tracto intestinal e infección en las heridas, y en los últimos meses ha centrado la atención y el debate en la comunidad científica mundial, ya que es muy resistente a los antibióticos más conocidos.