La Modelo, convertida en la Bastilla de los independentistas catalanes

La Modelo, convertida en la Bastilla del independentismo catalán. Los Comités de Defensa de la República tomaban ayer, 14 de julio, la antigua cárcel de Barcelona, punto final de las marcha por las calles de la ciudad en favor de la libertad de los políticos encarcelados. Allí han pasado la noche, sin que nadie, haya acudido a desalojar a los "okupas" de este edificio, hoy museo, de gestión municipal. Todo lo contrario, el presidente de la Generalitat de Cataluña, que había encabezado la manifestación, se presentó allí a última hora por sorpresa, y como, Torra por su casa, se paseó por las instalaciones, solidarizándose con las CDR. "He venido a veros y a saludaros. De hecho, compartimos el mismo objetivo, que es la independencia de Cataluña", les dijo. Junto a él, acudió la esposa de Carles Puigdemont, reivindicado por alguno de los presentes. Tras una noche voluntaria en prisión, los miembros de las CDR han organizado este mediodía un vermut como despedida. Antes, han redecorado las antiguas celdas de la Modelo, con lazos amarillos y con los nombres de quienes, a su parecer, sí deberían estar encarcelados, como los Reyes, Mariano Rajoy o Inés Arrimadas.