El misterioso cadáver en el hueco del ascensor en un hospital de Madrid: sin uniforme pero con una llave maestra

Entrada al Hospital General de La Paz, donde se encontró el cadáver /José Ramón Ladra
Entrada al Hospital General de La Paz, donde se encontró el cadáver / José Ramón Ladra

La Policía investiga el hallazgo de un cuerpo en el hospital que llevaba cerca de una semana en el foso del elevador

IGNACIO S. CALLEJA

La Policía Nacional investiga desde este martes el hallazago de un cadáver sin identificar en el Hospital de la Paz. Hasta la fecha, nada se sabe del hombre de entre 50 y 60 años que fue localizado sin vida en el foso de uno de los ascensores del centro, sin documentación. Tampoco se sabe cómo o cuándo llegó hasta ahí, sin otra pista de que no trabajaba en el hospital y que a su lado se encontró una llave maestra. Las primeras pesquisas en mitad de este misterio apuntan a que el cuerpo podría llevar varios días en el hueco del elevador y que, aunque no se descarta ninguna hipótesis, todo apunta a un accidente laboral.

El hallazgo se produjo en torno a las 9 de la mañana. Según la versión del hospital, llegó casi por casualidad. Fuentes del centro detallaron que el cuerpo fue encontrado durante una revisión del ascensor número 54 del Hospital General, habida cuenta de que en la noche del lunes se detectó un ruido anómalo en el mecanismo. Puesto que seguía funcionando, no se actuó hasta la mañana siguiente, según informa ABC.

Fue entonces cuando los operarios del servicio de mantenimiento, mientras comprobaban el estado de la cabina, se percataron de la presencia de un cuerpo en el foso del montacargas. Aunque desde el hospital aseguran que la única razón por la que fue encontrado remite a estos problemas técnicos y que no yacía desde hace más de dos días, otras voces sostienen que el fuerte hedor era palpable desde hacía días. El varón, sin ningún tipo de documentación, estaba en posición decúbito supino –boca arriba– y completamente desfigurado. El juez, tras las primeras indagaciones policiales, levantó el cadáver a las once y media.

Lo extraño es que a pesar de que el cadáver fue hallado a primera hora, el revuelo cuando trascendió la noticia fue total; algo proporcional a los rumores sobre la muerte del varón, como que portaba una carta de despedida o una orden de trabajo. A tenor de la posición oficial, en el hospital prácticamente nadie sabía nada del suceso y no fue hasta cinco horas después del levantamiento cuando desde el Hospital de la Paz y la Consejería de Sanidad dieron las explicaciones oportunas; todas enfocadas a que fue encontrado durante la revisión del elevador y que el resto estaba ya bajo investigación policial. Tampoco sabían quién es el fallecido, algo que también desconoce la Policía.

Accidente laboral

Lo poco que está confirmado es que se trata de un hombre que llevaba varios días muerto, vestido con ropa de calle y cuya edad, por las características del cráneo y la dentadura, oscila entre los 50 y los 60 años. Puesto que no llevaba uniforme ni pijama, todo apunta a que no era un paciente ingresado ni uno de los trabajadores del hospital.

La investigación, detallan fuentes policiales, está completamente abierta y no se descarta ninguna hipótesis, desde el suicidio hasta un accidente laboral –la principal–, aunque el homicidio parece descartado. No obstante, figuran varios elementos que serán clave para desenredar la madeja.

Fuentes hospitalarias indicaron que junto al cuerpo se encontró una llave, por lo que podría tratarse de un trabajador de mantenimiento que se precipitó cuando trataba de abrirlo, aunque no deja de ser raro que no llevara uniforme. En cualquier caso, si accedió desde uno de los vestíbulos, no necesitó del uso de la fuerza para separar las puertas; en la primera inspección de la Policía se comprobó que no fueron manipuladas y funcionaban perfectamente. El elevador está precintado hasta nueva orden y supeditado al desarrollo de la investigación. Se trata de averiguar también desde qué altura cayó la víctima.

Denuncias de desaparecidos

La Policía ya trabaja en el visionado de las cámaras de vigilancia del edificio y coteja el listado de los trabajadores de las empresas y subcontratas del mantenimiento del ascensor, así como las denuncias recientes de desaparecidos. Identificar el cuerpo, sin embargo, es una labor complicada porque el cuerpo está reventado y resulta difícil hasta analizar las huellas dactilares.

Aunque inicialmente se hizo cargo del caso el Grupo V de Homicidios de la Policía, la investigación la lleva ahora la comisaría del distrito de Fuencarral-El Pardo, donde se ubica el Hospital Universitario de La Paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos