Miles de jóvenes luchan contra el cambio climático

Aseguran que se trata de una emergencia climática. Piden justicia para este planeta que se derrite, se asfixia, se agota. Al que le queda muy poco tiempo. Exigen medidas y acciones urgentes porque la temperatura de la Tierra ha aumentado 1,5 grados y no hay alternativa, "no hay planeta B". Viendo como se han llenado las calles de Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Valencia o La Coruña, al grito de "menos polución y más solución", ¿quién dice que a los jóvenes no les preocupa el futuro? Y no crean que su respeto a la Tierra es postureo juvenil. Sus gritos han sido lecciones anticontaminación para todos: usar menos plásticos, reciclar, utilizar el transporte público, ahorrar en agua. Delen vueltas al cambio climático, al planeta. Ellos ya lo hacen para que sus hijos y nietos disfruten de un mañana más limpio.