Merkel llega a España para sellar su alianza con Sánchez

Pedro Sánchez y Angela Merkel, durante la visita del presidente español a B erlín del pasado 26 de junio. :: Clemens Bilan / berlín/
Pedro Sánchez y Angela Merkel, durante la visita del presidente español a B erlín del pasado 26 de junio. :: Clemens Bilan / berlín

La canciller alemana y el presidente español celebran este fin de semana una cumbre informal en Doñana

MARÍA MOLINOS

berlín. Angela Merkel llega hoy a Doñana, donde celebrará durante este fin de semana una cumbre informal con Pedro Sánchez. Los dos mandatarios han demostrado una excelente sintonía en los últimos dos meses que ahora tratarán de plasmar en hechos concretos, unos resultados en los que ambas partes están interesadas.

La canciller alemana se encuentra en un momento de gran debilidad y necesita a España como aliado en Europa, sobre todo en inmigración. Madrid puede convertirse en un socio clave para lograr conformar una coalición comunitaria que logre ordenar los flujos migratorios en base a unos criterios éticos. Y así la canciller podría apuntalar su delicada posición en Berlín, donde sus propios socios bávaros la boicotean mientras la ultraderecha sigue al alza.

Merkel inaugura el curso político en España, pero con el asunto que ha consumido la gran parte de su tiempo desde hace tres años: la inmigración. Su decisión de mantener las fronteras abiertas en el otoño de 2015 y la llegada desde entonces de 1,3 millones de personas a Alemania (en su mayoría sirios, iraquíes y afganos) ha trastocado la hoja de ruta de su mandato y polarizado el debate político.

Madrid, por su parte, ha dado muestras de buena voluntad. El Gobierno español es el único socio europeo con el que Berlín ha firmado un acuerdo bilateral para frenar la denominada migración secundaria dentro de la UE, esto es, los movimientos de extranjeros dentro del bloque que ya han sido registrados en un país. Son apenas un puñado los que, habiendo sido inscritos en España, han seguido hasta Alemania. Pero es un gesto que la canciller alemana precisa como el agua en estos momentos.

Alineándose en lo fundamental con Alemania, Josep Borrell ya mandó recientemente un mensaje de complicidad a la canciller. En una entrevista esta semana en el diario 'Handelsblatt', el ministro de Exteriores abogó por conformar una «pequeña coalición» de socios europeos para acordar una política «única y solidaria» que se dedique a «gestionar las corrientes migratorias y ordenarlas». Se trata, agregó, de una política de «realismo moral». Aquí entran también París y Lisboa.

Pero Berlín y Madrid no solo están dispuestos a unir fuerzas en inmigración. El compromiso con el avance en la integración es común, aunque se difiera en algunos aspectos económicos. Sánchez, además, abandera un proyecto profundamente europeísta y entre sus objetivos se encuentra lograr mayor protagonismo español en las instituciones comunitarias. El apoyo de Berlín es imprescindible para lograrlo.

 

Fotos

Vídeos