Mata a puñaladas a su pareja y la tira a la calle

Vecinos de Salas del Infante (Burgos) dicen que la mujer, que tenía dos hijas adolescentes, sufría maltrato: «Era una muerte anunciada»

A. PÉREZ MIGUEL

Burgos. Monika es la última víctima de la violencia de género en España. De 28 años y de origen búlgaro, fue presuntamente asesinada a cuchilladas ayer por su pareja, un hombre de 39 años, en Salas del Infante, el pueblo de la provincia de Burgos en el que la mujer residía y en el que formó parte de las últimas listas municipales del PP. La víctima, que tenía dos hijas de 12 y 14 años que ayer se encontraban en otro pueblo, hace el numero 28 de las asesinadas en crímenes género en España en lo que va de año .

Siete minutos después de las diez de la mañana el agresor se presentó en el puesto de la Guardia Civil, ensangrentado y comunicando que había apuñalado a su pareja en el domicilio familiar. En ese mismo momento, varios vecinos entraron en el patio trasero del bloque donde residía la familia. Les alertaron una fuerte discusión y los gritos de auxilio de una mujer. Allí encontraron a la víctima todavía con vida. Una de las vecinas que la socorrió explicó que la mujer dijo que su marido le había clavado un cuchillo, la había tirado por la ventana y que se moría. Llamaron a la ambulancia, pero para cuando pudieron llegar los servicios sanitarios la mujer ya había fallecido.

La discusión y el apuñalamiento se produjeron en la vivienda en la que residía la pareja normalmente, pero que ahora estaba deshabitada por un incendio. Un incidente que ocurrió el viernes 28 de junio, un fuego provocado por el marido, según los testimonios de algunos vecinos, que se preguntaban por qué el hombre no había sido detenido tras el incendio. Ese día se produjo una discusión entre la pareja. Un vecino del bloque confirmó que las peleas y gritos eran habituales, y que después llegaron las llamas y una explosión. «Esto era una muerte anunciada», lamentó una vecina que no apartaba la vista, entre atónita e incrédula, del lugar de los sucesos. El asesinato «es un hombre celoso», añadió.