Ana Julia en una carta: «Que el padre de Gabriel deje a mi familia tranquila»

Ana Julia en una carta: «Que el padre de Gabriel deje a mi familia tranquila»

La acusada de matar al pequeño se queja de que el padre del niño le escribe a su hermana y a su sobrina que se «pudra en la cárcel»

CRUZ MORCILLOMadrid

«Mi familia a [sic] recibido unos mensajes de Ángel, el padre de Gabriel y no me parece bien lo que ha dicho a mi familia, de las cosas que le ha dicho es que quiere que yo me pudra en la cárcel». Así empieza la carta que Ana Julia Quezada, la asesina confesa del pequeño Gabriel, envió al juez instructor y que está fechada en la cárcel del Acebuche (Almería) el pasado 11 de agosto y publicada por ABC. En ella se muestra ofendida con los supuestos mensajes del progenitor del niño, su expareja, y pide la mediación del juez para que cese de mandarlos.

«Les ha dicho que no me ayuden en nada porque si ellos me ayudan están ayudando a una asesina y ellos son tan asesinos como yo (...) A mi sobrina también le mandó mensajes, ya que es la que me pone algo de dinero todos los meses para mis cosas en la cárcel». Ana Julia, en prisión desde marzo se apresuró a enviar esta carta en la que, una vez más, no muestra ninguna empatía ni cercanía con el niño al que mató y escondió en el cortijo de su propia familia ni con el sufrimiento de sus padres. Su único interés es que no la perjudiquen a ella y a sus pequeños devaneos entre los muros de la prisión almeriense. Una actitud que coincide con la imagen que se pudo ver durante los días de la angustiosa búsqueda de Gabriel y con su comportamiento posterior ante la Sala. «Es fría, distante, parece un palo, como mucho gesticula si no le gusta o no está de acuerdo con lo que se está diciendo, pero ni un ápice de arrepentimiento o de otro sentimiento verdadero», explican quienes la han visto ante el juez.

«No he hablado con mi abogado para mandarle esta carta porque está de vacaciones -continúa- y me he enterado y he decidido enviársela a usted. Solo quiero que si usted podría decirle a Ángel que no se ponga en contacto con mi familia. Yo a él lo entiendo prefectamente por lo que ha pasado. Entiendo que esté dolido, pero que deje a mi familia tranquila», insiste la presa.

Para «facilitar» el trabajo al titular del Juzgado número 5 de Almería le manda los teléfonos de su hermana y de su sobrina «por si quiere pedirle los mensajes». «Por favor -acaba- que no le mande más mensajes ni se ponga de ninguna manera en contacto con ellos. Le agradezco. Muchas gracias».

La misiva, en papel, a la que ha tenido acceso ABC, la entregó en la cárcel con el siguiente mensaeje: «Esta carta quiero que sea entregada al señor director don Juan para que la envíe al Juzgado certificada». Al pie figura 11 de agosto de 2018. Ayer, ese mismo juez le comunicó que la juzgará un Jurado popular por el asesinato del hijo de su pareja. Esa que no quiere que interfiera en su vida ni en su familia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos