El juez rechaza investigar al Rey Juan Carlos por los audios de Corinna

El Rey Juan Carlos y Corinna coinciden en una entrega de premios en Barcelona en 2006. :: carlos álvarez/
El Rey Juan Carlos y Corinna coinciden en una entrega de premios en Barcelona en 2006. :: carlos álvarez

De Egea archiva la causa a petición de la Fiscalía porque la empresaria alemana actuó por despecho y el Monarca era entonces «inviolable»

MATEO BALÍN

madrid. El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea acordó ayer, a petición de la Fiscalía Anticorrución, el sobreseimiento provisional de la pieza separada de la 'operación Tándem' referida a las grabaciones realizadas por el comisario jubilado José Manuel Villarejo a la empresaria alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein, en las que ésta detallaba la existencia de cuenta ocultas en Suiza pertenecientes al rey Juan Carlos, entre otros asuntos.

El magistrado no apreció indicios racionales de la comisión de los delitos investigados, descubrimiento y revelación de secretos y cohecho, atribuidos solo a Villarejo, y decidió cerrar las pesquisas sin citar ni siquiera a Corinna (ya se salvó de declarar en la instrucción del 'caso Nòos'). No obstante, en las diez páginas del auto dedica buena parte a justificar la ausencia de elementos incriminatorios en las revelaciones realizadas por la empresaria de 53 años. Actos que se enmarcarían en el periodo 2009-2012, mientras don Juan Carlos era jefe de Estado.

De Egea -magistrado de apoyo del Juzgado Central de Instrucción número seis- argumenta que la única base de los hechos que se imputan a don Juan Carlos es el relato que hace Corinna, «naturalmente deducidos del desarrollo de la relación de amistad entre ambos». Y estima, sin ambages, «que la ruptura de la relación de amistad entre ambos en 2009», de acuerdo con las propias manifestaciones de ésta, pudo haber motivado el relato de hechos que realizó contra el rey emérito ante el investigado Villarejo y el expresidente de Telefónica Juan Villalonga. Un encuentro que tuvo lugar en un hotel de Londres en mayo de 2015.

En relación con la verosimilitud del testimonio realizado por Corinna, el juez detalla las pesquisas realizadas para llegar a la conclusión del archivo provisional de la pieza. En primer lugar, da veracidad a la identidad de los intervinientes porque «ninguno ha impugnado o denunciado la usurpuación de su identidad» tras hacerse públicos el 11 de julio los audios en los diarios digitales 'El Español' y 'OK Diario'.

Deja entrever, además, que Corinna realizó estas incriminaciones por despecho tras romper su relación con don Juan Carlos y añade que la protagonista no aporta ningún dato añadido que justifiquen esas manifestaciones, ni tampoco documentación que pudieran fundamentar sus incriminaciones.

Información fiscal del Rey

Del mismo modo, el juez revela que pidió a la Unidad Antifraude de la Agencia Tributaria información sobre la titularidad de cuentas del Rey emérito para cotejarla, se entiende, porque no lo dice en el auto, con las declaraciones hechas por Corinna.

El instructor, además, destaca que don Juan Carlos fue Rey hasta el 19 de junio de 2014 y, por tanto, en todos sus actos y acciones hasta aquella fecha, en virtud del artículo 56.3 de la Constitución, su persona es «inviolable y no está sujeta a responsabilidad». Un alegato defendido por la Fiscalía Anticorrupción en su escrito remitido ayer al juzgado.

Este informe del Ministerio Público analiza a fondo las grabaciones a Corinna, «mucho más amplias» de las publicadas en los citados diarios digitales. De las mismas se deducen tres temas: Corinna se refirió a un terreno en Marrakech (Marruecos) que pusieron a su nombre a través de una sociedad y que luego le pidieron que lo transmitiera a un familiar del Rey; al pago de unas comisiones en Arabia Saudí por la construcción por parte de un consorcio español del AVE La Meca-Medina; y cuentas de las que don Juan Carlos sería titular real en Suiza pero que estaban a nombre de un primo, Álvaro de Orleans y Borbón.

La fiscales del caso, Ignacio Stampa y Miguel Serrano, también mencionan que en el periodo en el que sucedieron estos hechos el Rey era «inviolable» y que los indicios son «extremadamente débiles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos