'Josu Ternera' logró hacerse 'invisible' al disponer de grandes sumas de dinero

Cuando desapareció en 2003, el presupuesto anual de ETA era de un millón y medio de euros

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

El exdirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera', ha dispuesto en los últimos años de grandes cantidades de dinero y de apoyos ajenos a la estructura de la banda para evitar ser detenido, según han señalado fuentes de la investigación. 'Ternera', detenido el jueves en la localidad de Sallanches, en los Alpes franceses -llevaba encima 4.000 euros-, se habría costeado la vida en la clandestinidad gracias a unas finanzas personales que para los expertos procedían de las mismas arcas de la organización ya desaparecida.

El antiguo jefe de la banda era uno de los activistas más buscados por las fuerzas de seguridad desde su fuga hace 17 años. Sin embargo, en esas casi dos décadas de huida atravesó diversas etapas totalmente dispares en cuanto a sus circustancias personales. Pasó de formar parte de las redes de apoyo de la propia ETA a contar, por ejemplo, con la protección del Gobierno noruego durante el proceso de negociación entre la banda y el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero. Fue tras el fracaso de este diálogo cuanto su rastro se perdió.

Cuando 'Ternera' desapareció en 2003, el presupuesto anual de la banda era de millón y medio de euros, en su mayoría, procedentes del chantaje a empresarios. Esta cifra se redujo drásticamente con los años. En abril de 2011 la banda anunció el fin de la extorsión, con lo que las entradas de dinero desaparecieron. No obstante, en ese momento la organización era mínima y sus necesidades económicas se habían reducido. En ese tiempo, Urrutikoetxea pudo haber acumulado una importante cantidad de fondos que tampoco tuvo que gastar puesto que se encontraba bajo el amparo de los organismos que aún confiaban en la negociación.