El jefe de la diplomacia media entre el Gobierno y la oposición venezolana

A. A.MADRID.

No se irá a Bruselas, al menos de momento, pero, de haberlo hecho, Josep Borrell habría desempeñado sus funciones de jefe de la diplomacia española hasta el último minuto.

Según informaron fuentes de Exteriores, el ministro mantuvo ayer un encuentro con su homólogo venezolano, Jorge Arreaza. Fue un nuevo paso en la tarea de mediación que España trata de llevar a cabo entre el Ejecutivo de Nicolás Maduro y la oposición. Las mismas fuentes también revelaron que Borrell mantuvo el pasado jueves una conversación por videoconferencia con Juan Guaidó, autoproclamado presidente encargado de Venezuela y al que España reconoce, junto al resto de la Unión Europea y otros países como Estados Unidos.

Exteriores destaca que, en ambas ocasiones, el jefe de la diplomacia «insistió en la preocupación por la grave crisis humanitaria que asola Venezuela». También reiteró la posición española, compartida por el resto de socios de la UE, de buscar una salida negociada a la deriva política en el país latinoamericano, algo que choca con las amenazas reiteradas de la administración de Donald Trump. La propuesta europea incluye la celebración a la mayor brevedad posible de unas «elecciones presidenciales conformes a los estándares internacionales.

Borrell reiteró además al Gobierno bolivariano y la oposición venezolana el respaldo de España al 'Proceso de Oslo', como se denomina a las conversaciones que mantienen las dos partes desde el pasado mayo en la capital noruega.