La jefa del CNI afirma que «funcionan con normalidad» ante la incertidumbre política

Margarita Robles (izquierda) en la comparecencia ayer en la sede del CNI con la directora Paz Esteban. :: r. c./
Margarita Robles (izquierda) en la comparecencia ayer en la sede del CNI con la directora Paz Esteban. :: r. c.

La directora temporal Paz Esteban y la ministra Robles refuerzan el mensaje de que «no hay situación de interinidad» en los servicios secretos

MATEO BALÍNMADRID.

La incertidumbre política que vive el país ante la posibilidad de una investidura fallida de Pedro Sánchez también mantiene en vilo a los servicios secretos del Estado. El mensaje de «interinidad» en la jefatura del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ha calado tras el cese del general Félix Sanz Roldán por el final de su mandato, tal y como marca la ley. Este hecho, unido a la imposibilidad legal de nombrar a un sustituto por estar el Gobierno en funciones, ha obligado a las instituciones a reaccionar para mantener la calma.

Por vez primera, la nueva directora del CNI Paz Esteban, mano derecha de Sanz Roldán y sustituta temporal, compareció ayer ante los medios de comunicación para transmitir un mensaje claro no solo a la opinión pública nacional, sino también a sus colegas en el extranjero. La intención era mitigar cualquier imagen de debilidad que pueda transmitir la inteligencia española por esta excepcional eventualidad.

«El CNI sigue funcionando con normalidad. Nuestros conciudadanos pueden estar tranquilos. Los más de 3.000 hombres y mujeres trabajan con compromiso y responsabilidad para que este centro esté a la altura de lo que nuestras autoridades y ciudadanos esperan de nosotros», afirmó ayer Esteban en la sede de los servicios de inteligencia, donde compareció tras una «reunión de trabajo» junto a la ministra de Defensa Margarita Robles, de cuyo departamento depende orgánicamente el CNI.

La voz cantante de esta inusual comparecencia, que tuvo lugar en el vestíbulo del edificio principal bajo la mirada del busto del general Emilio Alonso Manglano, la llevó Robles. Hasta en tres ocasiones la ministra transmitió que «no hay situación de interinidad» en el centro, llamó a Paz Esteban «directora», pese a que era secretaria general cuando asumió por ley esta nueva condición interina, y quiso destacar «los temas de muchísimo calado» en los que trabaja el CNI en la actualidad (ciberamenazas, seguridad empresarial, economía, terrorismo, inmigración, el fenómeno de las 'fake news', etc.).

Preguntada por los retos de esta nueva etapa, Robles fue tajante: «No empezamos una nueva etapa; no hay etapas, no se pasa página más allá de que cambien las personas. Al frente hay mas de 3.000 hombres y mujeres que siguen trabajando con normalidad», incidió la ministra de Defensa en funciones.

La seguridad nacional, añadió, «va más allá de las personas» y el CNI sigue trabajando de acuerdo con los objetivos marcado por la Estrategia de Seguridad Nacional, el documento marco que incluye los desafíos estratégicos de mayor trascedencia para los intereses políticos, sociales y económicos del país.

36 años en 'La Casa'

Tampoco la interinidad en la que se encuentra el Gobierno, que se podría prolongar como mínimo hasta septiembre si fracasa la primera votación de investidura, ni el hecho de que los presupuestos sigan prorrogados influyen en el día a día del funcionamiento del CNI.

Para Robles, este panorama no afecta al «trabajo callado y silencioso de los agentes españoles en lugares muy distintos del mundo», reiteró ante la atenta mirada en un segundo plano de Paz Esteban, quien llevaba dos años al frente de la Secretaría General del centro tras pasar toda una vida laboral en diferentes cargos de los servicios secretos de inteligencia.

A sus 61 años, la directora interina entró en lo que antes era el CESID con solo 25, una vez acabada la carrera de Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Madrid. Su padrino fue el general Alonso Manglano, el jefe que más tiempo ha dirigido el espionaje español (1981-1995) por los diez años que permanecido el general Félix Sanz Roldán. Paz Esteban se especializó primero en diversos puestos del área de Inteligencia Exterior, pero nunca ha ejercido como agente de campo ni ha estado destinada fuera de España, según han confirmado fuentes consultadas en el CNI.

En sus inicios, por ejemplo, elaboró informes sobre la permanencia de España en la OTAN, antes del referéndum de marzo de 1986, y a partir de 2004 -en plena convulsión por los atentados yihadistas del 11 de marzo en Madrid- volcó su trabajo hacia actividades estratégicas desde puestos directivos del centro.

En 2010 se convirtió en la jefa del gabinete técnico de Sanz Roldán, solo un año después de que éste aterrizara en la dirección, y hace solo dos años dio el salto al puesto de secretaria general, el número dos del organigrama de 'La Casa', como se conoce coloquialmente al CNI en ámbitos de la inteligencia.