La inmigración irregular cae por primera vez desde el boom de 2017

En el primer semestre del año las entradas se han reducido más de un 23% con respecto a 2018

M. SÁIZ-PARDO

madrid. Se quiebra una tendencia que parecía ser imparable. En el primer semestre de este año la llegada de inmigrantes irregulares desciende por primera vez desde que en 2017 la vía del Mediterráneo Occidental se convirtiera en la principal vía de entrada clandestina a Europa tras el fin de las crisis migratorias en Italia (con origen en Libia) y Grecia (con los refugiados sirios e iraquíes procedentes de Turquía y que huían del Estado Islámico). Según los datos facilitados ayer por el Ministerio del Interior, el número de 'sin papeles' que ha entrado en territorio nacional en los seis primeros meses de 2019 ha descendido un 23,3% con respecto al mismo periodo de 2018.

Las estadísticas oficiales revelan que, a pesar de que los primeros meses del año comenzaron con un incremento de llegadas del 50% a pesar del mal tiempo, la tendencia ha dado un brusco giro en mayo y, sobre todo en junio, con una caída importantísima de las entradas irregulares en las últimas semanas. El mes pasado entraron en España de forma clandestina 2.798 personas frente a 6.187 de junio del año pasado.

España se sitúa en este primer semestre del año en niveles similares a los de 2017, cuando en junio se registraron un total de 2.682 entradas irregulares en todo el país.

Así las cosas, en estos seis meses han cruzado las fronteras de forma irregular un total de 13.263 personas, lo que representa 4.037 migrantes menos que en 2018, cuando llegaron 17.300 personas.

El departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska ha destacado que este descenso obdece, sobre todo, a la caída de las llegadas por vía marítima. En el primer semestre llegaron por esa vía a toda España 10.475 migrantes, mientras que en el mismo periodo del año anterior lo hicieron 14.426, lo que supone un descenso del 27,4 %.

Excepciones

Pero este retroceso de las llegadas de inmigrantes irregulares no ha sido generalizado. La migración clandestina en Canarias sigue al alza aunque sea a pequeña escala. Han aumentado un 8% el número de personas llegadas desde África a las costas del archipiélago, pasando de las 421 que arribaron el año pasado a las 455 que han desembarcado en los seis primeros mese de 2019. También han subido los clandestinos que llegaron por mar (un 38%)y por tierra (5,4%) a la ciudada autóma de Ceuta.