Los incendios forestales calcinan el cuádruple de terreno que el año pasado

Miembros de la Unidad Militar de Emergencia trabajan en la extinción del incendio de Gran Canaria. :: AFP/
Miembros de la Unidad Militar de Emergencia trabajan en la extinción del incendio de Gran Canaria. :: AFP

El fuego que obligó a desalojar a un millar de vecinos en Gran Canaria y arrasó 1.500 hectáreas continúa sin control reactivado por el viento

ALAIN MATEOSMADRID.

España, en el verano más tórrido del que hay datos, está viviendo uno de los peores años de incendios forestales de la última década. Mientras decenas de equipos de extinción, de aviones y de helicópteros tratan de frenar en Gran Canaria el avance de un fuego que ya ha arrasado 1.500 hectáreas y ha obligado a desalojar a un millar de vecinos de tres pueblos, el Ministerio de Agricultura informó de que en lo que va de 2019 los fuegos ya han calcinado el cuádruple de hectáreas que el año pasado. En los primeros siete meses y medio del año las llamas han calcinado 58.106 hectáreas y han dejado claro que las 12.955 hectáreas de montes y bosques consumidas por el fuego hasta agosto en 2018 solo fueron un espejismo sin continuidad.

Los daños de los incendios forestales de 2019 en España ya superan la medida de superficie quemada durante el último decenio hasta agosto -55.000 hectáreas- y colocan a este año como el quinto con fuegos más voraces de toda la década. A día 4 de agosto, las llamas han causado prácticamente el mismo daño que en 2015 (59.000 hectáreas), pero por suerte aún quedan lejos de los años más negros. Lo superan 2009 y 2017, dos de los peores ejercicios, con 92.503 y 76.879 hectáreas quemadas, respectivamente. Pero el año que rebasó con creces la media fue 2012, con 157.030 hectáreas calcinadas en los primeros ocho meses.

EL DATO

hectáreas han ardido en lo que va de año en España
Se trata del quinto peor ejercicio de la última década, superando la media de superficie calcinada -55.000 hectáreas-registrada entre los meses de enero a agosto de este decenio.

El noroeste de España es la zona más afectada por los incendios en montes y bosques -cuatro de cada diez siniestros se produjeron allí- y cuenta con el 57% de la superficie forestal quemada en la última década. A lo largo de 2019 se han registrado 8.048 siniestros de los cuáles 5.178 fueron connatos -menos de una hectárea calcinada- y 2.870 incendios -una o más hectáreas quemadas-. La clave del actual mal año está en los grandes incendios, los que arrasan más de 500 hectáreas de una tacada y se ven multiplicados en este siglo por el cambio climático. En 2018 solo hubo dos hasta agosto y este año ya se han registrado una docena.

Detenido por negligencia

El incendio forestal que asola Gran Canaria desde el sábado sigue activo y sin control. Las autoridades han logrado, por el momento, estabilizar el fuego en un perímetro de 23 kilómetros. Las llamas han arrasado 1.500 hectáreas en apenas 48 horas y más de mil ciudadanos han tenido que ser desalojados por las autoridades ante la proximidad del fuego, sin que por ahora se registren heridos. Son vecinos de las localidades de Tejeda, Artenara y Galdar. Los habitantes de la última población fueron autorizados ayer por la tarde a volver a sus hogares, pero en alguno de sus barrios carecían de suministro de luz y agua.

Mientras los equipos de emergencias trataban de frenar el avance de las llamas, la Guardia Civil detuvo ayer en la población de Telde a un vecino de 55 años al que responsabilizó del inicio del fuego debido a una actuación negligente, que ya ha sido comunicada al juez. El arrestado desató las primeras llamas cuando el sábado manipulaba un equipo de soldadura junto a una vivienda en el Cruce de Peñas (Galdar), en la carretera GC-21.

Fueron las rachas de viento que soplaron durante la madrugada del lunes, de hasta 70 km/h, las que reactivaron el foco del incendio en el Parque de Otoño de Artenara y en el barranco de Tejeda, siendo el flanco sur de Artenara, camino de La Aldea, el que más preocupa a los servicios de emergencias. El otro foco, el originado en la Galdar, continúa activo pero está estabilizado, según informa el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Victor Torres.

La Unidad Militar de Emergencias (UME) informó que la misión principal de la noche del domingo al lunes fue «la defensa de la población de Tejeda» -los ciudadanos desalojados en esta localidad fueron trasladados a las instalaciones municipales de San Mateo- y la contención de las llamas, en lo que trabajan más de 230 personas sobre el terreno con el apoyo, en las horas diurnas, de 13 medios aéreos de extinción. La operación aérea está liderada por un hidroavión procedente de Málaga, junto con un segundo avión y cuatro helicópteros, dos de ellos grandes aparatos

Una vecina de Firgas ofreció su finca para poner a salvo a los animales que están en la zona afectada por el fuego. «Sobre todo para ubicar caballos, pero también puedo habilitar el terreno para ovejas y cabras. Lo que pueda lo hago», afirmó.