Los comunes presionan al soberanismo para que apoye los Presupuestos

Buscan convencer al independentismo de que los secunde pese al 'no' reiterado de Torra

CRISTIAN REINOBarcelona

Ada Colau y Pablo Iglesias redoblaron este domingo la presión para que el independentismo, al menos, se siente con el Gobierno para negociar un posible apoyo a los Presupuestos del próximo curso. Ambos dirigentes políticos participaron en un acto en Barcelona en el que coincidieron en pedir «altura de miras» para que salgan adelante las cuentas públicas más a la izquierda en años.

Colau e Iglesias se encuentran en una posición privilegiada en este toma y daca entre el Ejecutivo y los secesionistas. Primero porque ambos defienden el derecho a decidir y denuncian la prisión para los políticos presos por el 'procés'. Segundo, porque una vez que los antisistema de la CUP ha abandonado al Gobierno de Quim Torra en el Parlament, Junts per Catalunya y Esquerra necesitan el apoyo de los ocho diputados de los comunes para aprobar sus propios presupuestos autonómicos.

Colau apeló a la responsabilidad de gobierno de los independentistas para finiquitar las políticas del PP. Iglesias, a su vez, solicitó sentido común y advirtió del riesgo de un adelanto electoral que lleve al poder a Partido Popular y Ciudadanos, el peor escenario para Cataluña, según el líder morado.

«Arremangarse»

Pero tanto la alcaldesa de la ciudad condal como el líder de Podemos apuntaron también al Ejecutivo socialista, al que recriminaron no haber dado los pasos necesarios. Iglesias, que ya ha insinuado la posibilidad de que se adelanten las generales, tampoco comparte el plan b de Sánchez para mantener la legislatura mediante decretos ley si no se aprueban las cuentas. «El Gobierno no ha estado a la altura y si quiere que saquemos los Presupuestos adelante se lo tienen que currar, se tienen que arremangar», añadió el dirigente de Podemos.

El PSC hace un gesto hacia los presos secesionistas con la visita de dos de sus alcaldes a Lledoners

Los alcaldes de Cornellà y de Sant Joan Despì, Antonio Balmón y Antoni Poveda, respectivamente, ambos del PSC, se reunieron el pasado jueves con los líderes secesionistas encarcelados en la prisión de Lledoners (Barcelona).

En concreto, los dos dirigentes socialistas visitaron a Oriol Junqueras, Raül Romeva, Joaquim Forn y Josep Rull. No son los primeros dirigentes socialistas que acuden a Lledoners a verse con los presos secesionistas. Haces semanas, se desplazaron Carles Castillo, diputado autonómico, y Jaume Collboni, líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona.

En los dos casos, señalaron que se trataba de visitas de carácter privado. La visita de Balmón y Poveda es de mayor calado, pues ambos son dirigentes destacados del PSC. Balmón es uno de los barones del PSC y muy próximo al PSOE. Su presencia en la prisión llega una semana después de que la Fiscalía presentara el escrito de acusación contra los líderes del proceso y días después de que el presidente de la Generalitat acusara al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, de cínico y de falta de humanidad respecto a los políticos presos.

No es el gesto que el independentismo reclama al Gobierno central en materia de presos, como sería que la Fiscalía retirara la acusación de rebelión, pero sí se trata de un guiño de los socialistas hacia el secesionismo en pleno debate sobre los presupuestos. El otro movimiento, no reconocido desde las filas nacionalistas, fue el cambio de criterio de la Abogacía del Estado en su escrito de acusación, descartando el delito de rebelión.

Más información

 

Fotos

Vídeos