Iceta defiende negociar «sin sectarismos»

Ciudadanos censura que los socialistas prefieran aliarse con quien llama «bestias taradas» a los españoles en vez de con los constitucionalistas

R. C.

barcelona. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, sostuvo ayer, tras hacerse público el pacto entre su partido y JxCat en la Diputación de Barcelona, que no aceptar acuerdos con fuerzas políticas diferentes es incompatible «con la sensibilidad democrática exigible» a los representantes políticos, y apostó por negociar sin sectarismos con todas las formaciones.

El líder de los socialistas catalanes afirmó que los partidos, como es el caso de ERC, no deberían criticar los pactos que ellos mismos hacen en otros municipios, y reprochó que algunas formaciones estén intentando, según él, extender la idea de que «sin el PSC todo es mejor». «¿Es que no era sectario intentar evitar la presencia del PSC en al menos una de las cuatro diputaciones del país, siendo en la demarcación de Barcelona la primera fuerza política?», se preguntó.

Lo cierto es que a los socialistas catalanes les han llovido las críticas desde otros partidos por pactar con la formación de Carles Puigdemont, sin importar que el sector dominante de JxCat en la Diputación de Barcelona pertenezca al sector moderado de la antigua Convergència.

Desde Ciudadanos, su portavoz en el Parlament de Cataluña, Lorena Roldán, acusó a los socialistas de preferir pactar con el independentismo que con las fuerzas constitucionalistas. Es el mismo discurso que la dirección nacional de la formación liberal usa en Madrid para justificar su cordón sanitario al PSOE y el inamovible 'no es no' de Albert River a Pedro Sánchez. Roldán censuró el acuerdo del PSC con los que llaman «bestias taradas» a los españoles y con «aquellos que dieron un golpe a la democracia en Cataluña», en referencia a Quim Torra y Puigdemont.