Hasta cinco barcos civiles pasaron de largo al ver a los migrantes del Aquarius a la deriva

El buque Aquarius de las ONG´s  Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterráneo, acogiéndose a la Ley Marítima Internacional, solicita urgentemente a los gobiernos europeos que le asignen un puerto seguro, lo más cerca posible, para desembarcar las 141 personas que rescató el pasado viernes frente a las costas de Libia. Actualmente El Aquarius se encuentra en aguas internacionales cerca de las costas de Libia y Túnez a la espera de una respuesta. Médicos Sin Fronteras ha dado más detalles de los rescates del pasado viernes. Las primeras 25 personas se encontraban en una barca de madera sin motor y llevaban a la deriva unas 35 horas. Más tarde divisaron otra embarcación de madera, a bordo iban 116 personas, incluidos 67 menores no acompañados. Según han comentado los migrantes a bordo del Aquarius al personal de las ONG´s, antes de ser rescatados se cruzaron con cinco barcos pero ninguno quiso prestarles ayuda. Las reticencias de los barcos civiles a quedarse en un limbo legal y político si no logran que ningún país les ofrezca un puerto seguro están poniendo en riesgo la Ley del derecho marítimo internacional que obliga a prestar auxilio a quienes se encuentren en peligro en el mar independientemente de su nacionalidad. El buque Aquarius fue el primer barco que quedó en un limbo tras haber rescatado a 629 migrantes el pasado mes de junio cuando Italia y Malta se negaron a abrirle sus puertos. Finalmente España y Francia decidieron acogerlos y pudo desembarcar en el puerto de Valencia.-Redacción-