El CNI investiga el hackeo masivo de las cuentas de los jueces y fiscales del procés

El juez Marchena durante una de las sesiones del juicio del 'procés'./AFP
El juez Marchena durante una de las sesiones del juicio del 'procés'. / AFP

Anonymous Catalonia ha reivindicado el ataque haciendo pública la bandeja de entrada del mail de Marchena

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los servicios secretos avisaron a principios de semana, pero ya era demasiado tarde. El colectivo Anonymous Catalonia, detrás del que supuestamente se esconden varios piratas informáticos de corte independentista, ha logrado hackear buena parte de las cuentas oficiales de los siete magistrados del Tribunal Supremo que han enjuiciado la causa del procés y de los cuatro fiscales que han actuado como acusadores públicos en esta vista oral que concluyó el pasado 12 de junio tras cuatro meses de juicio.

Según fuentes de la seguridad del Estado, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y sus expertos del Centro Criptológico Nacional (CCN) todavía desconocen el alcance del ataque informático, qué cuentas finalmente fueron violadas y qué información sustrajeron los hackers de los buzones de los jueces Manuel Marchena, Andrés Martínez Arrieta, Luciano Varela, Antonio del Moral, Juan Ramón Berdugo, Andrés Palomo y Ana Ferrer y de los fiscales Javier Zaragoza, Consuelo Madrigal, Jaime Moreno y Javier Cadena. Los servicios secretos, que han reforzado ya la seguridad de las cuentas pirateadas, tratan ahora de identificar a los usuarios que se esconden tras Anonymous Catalonia.

El CNI, afirman responsables de la investigación, no tiene dudas de la autoría de este colectivo, que ya ha reivindicado en redes sociales su 'hazaña', mostrando, entre otros elementos, la supuesta bandeja de entrada del mail del propio Marchena. «Nos gustaría decir que la sentencia no está escrita, pero no lo podemos saber, ya que Marchena no usa su cuenta profesional para eso, no hay ni una sola referencia a la causa 20907/2017 en todo su correo», reveló ayer el colectivo de ciberatacantes independentistas.

«Es curioso, hasta da miedo y pena, que jueces del Tribunal Supremo como es Marchena, tengan códigos de siete letras con el nombre de alguien querido para proteger su cuenta profesional», escribió este sábado en Twitter Anonymous, que ya bloqueó en su día la web del Constitucional como protesta por el juicio del procés.

Filtración masiva

Los ciberactivistas, que negaron que su campaña se haya quedado en simples «intentos» de violar los correos como afirmaron en un primer momento en círculos judiciales, denunciaron que las claves de los jueces del procés, como las de otros muchos magistrados, están en una base de datos de más de 9.000 millones de códigos, «que fue filtrada en su día y que es accesible para cualquiera«. Y que a pesar de ello, la seguridad de estas cuentas no fue reforzada hasta que en los últimos días el CNI, finalmente, ha tomado cartas en el asunto tras la campaña de hackeo.

«La seguridad de las instituciones españolas es la misma que ese candado de la maleta que te viene con un 0000», se mofó ayer Anonymous.