La Guardia Civil investiga un accidente en la autovía do Morrazo que podría deberse a un caso de violencia de género

Reducido a un amasijo de hierros, con el capo reventado y los asientos delanteros desgarrados.  Así quedaba este Peugeot 205 tras colisionar en varias ocasiones con los vehículos que circulaban delante de él y ser finalmente arrollado por esta furgoneta que no ha podido esquivarlo. Al volante, un hombre de 41 años de Vigo que , según las primeras investigaciones de la Guardia Civil , pretendía herir o tal vez acabar con la vida de su mujer, que viajaba en el asiento del copiloto. Tras no conseguir el que parecía su objetivo: golpearla contra el parabrisas  mientras discutía con ella entre grandes aspavientos, salía del vehículo abandonando a su mujer aturdida en el carril derecho. Mientras él cruzaba de un lado al otro la autovía del Morrazo, hasta que sucedía esto. El Renault Laguna no puede evitarlo, choca contra el brutalmente lo lanza por los aires. Al tiempo cuatro coches colisionan en cadena dejando un balance de tres heridos de diversa consideración. Entre ellos la mujer  que finalmente es golpeada por detrás mientras intenta desabrocharse el cinturón de seguridad para escapar del vehículo que se podía haber convertido en un  habitáculo mortal.