El gran despliegue de seguridad por la Copa Libertadores

El Objetivo de la policía es separar a los hinchas de River y Boca. En total seran unos 50.000, de ellos 6.000 llegarán desde Argentina.Uno de cada 10 son radicales.Hasta 4.000  efectivos trabajarán dentro y fuera del campo en preservar la seguridad. Cada hinchada se concentrará desde la nueve de la mañana  hasta  las 16:30, una hora antes de la apertura del estadio, en su zona fan correspondiente a uno y otro lado del Bernabéu;los de River al norte, los de boca al sur. Cada afición  ocupará uno de los  fondos del estadio. A las tres de la tarde el Bernabéu quedará blindado. Ningún vehículo no autorizado podrá acercarse al estadio. Los aficionados tendrán que pasar tres cordones de seguridad como en los partidos de alto riesgo o de alerta terrorista. Los filtros intentan evitar la entrada de bengalas u objetos peligrosos.El dispositivo se mantendrá hasta después del partido en torno a los lugares de celebración, la Puerta de Sol si gana River y si gana Boca la Plaza de Colón.